Trump pidió a sus asesores una lista de jefes de estado que lo hayan criticado, revela un nuevo libro

·3  min de lectura

Donald Trump pidió una "lista desagradable" de líderes mundiales que dijeron algo negativo en cualquier momento sobre él, según un nuevo libro.

Fiona Hill, ex asesora de Trump en Rusia, asegura que su antiguo jefe le pidió al Departamento de Estado de Estados Unidos que rastreara los comentarios de funcionarios extranjeros para que no tuviera que reunirse con sus críticos más duros en persona.

También buscó "venganza" para cualquiera que apareciera en su "lista desagradable" por insultos reales o percibidos, escribió Hill en There Is Nothing for You Here, en extractos que fueron informados por Newsweek antes del lanzamiento comercial de este martes.

“En momentos como este me sentí como Alicia en el País de las Maravillas viendo a la Reina de Corazones gritar constantemente '¡Que le corten la cabeza!' cada vez que alguien la disgustaba”, escribió Hill en el libro.

“Y el presidente siempre quiso que 'sacaran a la gente'”.

Trabajando en el Consejo de Seguridad Nacional de 2017 a 2019, Hill dijo que fue reprendida por fallar en la "tarea imposible" de rastrear los pronunciamientos de los líderes mundiales en busca de comentarios duros "del pasado o el presente".

Señala el ejemplo de la reunión de Trump con el primer ministro griego Alexis Tsipras en 2017. El reportero de Fox News, John Roberts, preguntó a Tsipras si apoyaba los comentarios del año anterior de que Trump era "malvado".

Mientras Tsipras respondió diplomáticamente, Trump respondió: "Ojalá supiera eso antes de mi discurso".

Leer más: Trump hizo bromas obscenas sobre la madre de Justin Trudeau y los Rolling Stones, dice Stephanie Grisham

Hill afirma que un subsecretario de prensa adjunto de la Casa Blanca le gritó porque fue sorprendido por las críticas inesperadas.

“Después del episodio del Jardín de las Rosas, todas las embajadas de Estados Unidos y las respectivas oficinas del país en el Departamento de Estado recibieron instrucciones de vigilar cualquier cosa 'mala' que un funcionario extranjero dijera sobre Trump”, escribió Hill. "Tuvimos que compilar este material antes de una visita como parte del paquete informativo".

Hill fue un personaje destacado en otro libro publicado el martes por la ex directora de comunicaciones de la Casa Blanca, Stephanie Grisham.

Hill pensó que el presidente ruso Vladimir Putin trajo traductoras atractivas a las reuniones con Trump para "distraer" al presidente.

“Cuando comenzó la reunión, Fiona Hill se inclinó y me preguntó si me había fijado en la traductora de Putin, que era una mujer morena muy atractiva con el pelo largo, una cara bonita y una figura maravillosa”, escribió Grisham.

"Ella procedió a decirme que sospechaba que la mujer había sido seleccionada por Putin específicamente para distraer a nuestro presidente".

Hill dejó el Consejo de Seguridad Nacional en julio de 2019 antes de testificar como testigo en el primer juicio político de Trump por su llamada con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Grisham escribió en su libro I'll Take Your Questions Now que no vio ninguna "prueba clara" en esa llamada porque Trump solía decir "cosas locas" a los líderes extranjeros.

"Ciertamente no vi ninguna prueba clara en la transcripción de que Trump había cometido un acto ilegal", afirmó en el libro, según Insider.

“Pero también, como reveló el último capítulo, el presidente solía decir cosas locas a los líderes extranjeros. A veces eran simplemente tontas u ofensivas, a veces eran comentarios casuales que inadvertidamente cambiarían las políticas cuidadosamente elaboradas por nuestros profesionales diplomáticos y de seguridad nacional, a veces eran pura fanfarronerías".

En múltiples declaraciones, Trump dijo que las afirmaciones "falsas" de Grisham eran el resultado de una empleada descontenta que no "tenía lo que se necesita" después de un rompimiento, en una aparente referencia a su separación con otro funcionario de la Casa Blanca, Max Miller.

“Se enojó mucho y se amargó mucho después de su ruptura y, a medida que pasaba el tiempo, rara vez se confiaba en ella, ni siquiera se pensaba en ella. Tenía grandes problemas y sentimos que debería resolver esos problemas por sí misma”, declaró Trump.

"Ahora, como todos los demás, un editor radical de izquierda le paga para que diga cosas malas y falsas".

Relacionados

Libro revela problemas provocados por Ivanka Trump y Jared Kushner durante visita con la reina Isabel

Trump tuvo que ser disuadido de anunciar candidatura presidencial 2024 cuando EE.UU. se retiró de Afganistán, según un informe

Stephanie Grisham advierte que Trump buscará ‘venganza’ si gana la presidencia en 2024

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.