Trump llama a las petroleras para licitar en una reserva del Ártico

LA NACION
·3  min de lectura

WASHINGTON.- El gobierno de Estados Unidos, encabezado por el presidente Donald Trump, realizó hoy una invitación a las compañías petroleras para licitar concesiones de perforación en el refugio nacional de fauna ártica en Alaska, hogar de osos polares. Las petroleras tendrían un mes para participar en las licitaciones que les permitirían a las compañías explorar y extraer petróleo de una de las reservas naturales más relevantes del ártico.

Trump se apresura a abrir la naturaleza virgen al desarrollo y asegurar los derechos de perforación antes de que el presidente electo Joe Biden asuma el cargo.

¿Santificado demasiado pronto? Un informe del Vaticano muestra una dura versión de Juan Pablo II

En un documento que será publicado mañana a Oficina de Ordenamiento Territorial pide a las empresas interesadas que informen, en un plazo de 30 días, cuáles parcelas del área natural protegida más grande del país, de casi 6500 kilómetros cuadrados, querrán explorar.

La medida sería una piedra angular de los esfuerzos del presidente Trump para abrir las tierras públicas a la tala, la minería y el pastoreo, algo a lo que Biden se opone firmemente.

Un Congreso controlado por el Partido Republicano en 2017 autorizó la perforación en el refugio, un vasto desierto que alberga a decenas de miles de caribúes y aves acuáticas migratorias, junto con osos polares y zorros árticos.

Aunque el Congreso designó en 1980 la franja costera de la reserva, en el nordeste de Alaska, para posibles explotaciones petroleras, el Refugio del Ártico había sido territorio vedado para las perforaciones a pesar de los esfuerzos de cuatro décadas de los republicanos por abrirlos a las empresas petroleras.

La administración sigue adelante con otras medidas para expandir el desarrollo energético y reducir las reglas ambientales federales durante las próximas semanas. Su objetivo es finalizar un plan para abrir la gran mayoría de la Reserva Nacional de Petróleo de Alaska a la perforación, así como adoptar una definición más estrecha de lo que constituye el hábitat crítico para las especies en peligro de extinción y cuándo las empresas son responsables de matar aves migratorias.

No está claro cuánto deseo hay en la industria del petróleo y el gas por perforar en el refugio, dada la falta de infraestructura allí y la reacción pública que podría acompañar a tal medida. El área proporciona hábitat para más de 270 especies, incluidos los osos polares del sur del mar de Beaufort que quedan en el mundo, 250 bueyes almizcleros y 300.000 gansos de las nieves.

La perforación en el refugio ha sido una prueba de fuego ideológica durante más de una generación, y los ambientalistas han presionado a las principales instituciones financieras para que no la respalden, incluso mientras se acerca a convertirse en una realidad. Algunos bancos importantes, incluidos JPMorgan Chase y Goldman Sachs, ya han anunciado que no financiarán proyectos en el refugio.

Una encuesta llevada a cabo en abril por las universidades George Mason y Yale encontró que el 33 % de los votantes registrados en la región afectada apoya las perforaciones petroleras, y el 67 % se opone a ellas.

Coronavirus: por primera vez, Suecia limita a ocho personas los encuentros públicos

Hoy, la firma de investigación energética Rystad Energy, con sede en Oslo, publicó un análisis que decía que, en el futuro, "las empresas estarán menos dispuestas a perforar pozos de alto riesgo en áreas fronterizas ambientalmente sensibles, tanto por razones financieras como ambientales. Como resultado, es posible que nunca se desbloquee todo el potencial petrolero de áreas como el Ártico de Alaska, Foz do Amazonas en Brasil y el mar de Barents ".

The Washington Post