Trump lleva a Facebook, Google y Twitter a los tribunales

·2  min de lectura
Donald Trump, expresidente de Estados Unidos
Donald Trump, expresidente de Estados Unidos

WASHINGTON.- Luego de seis de destierro de las redes sociales, Donald Trump anunció que liderará una demanda contra Facebook, Twitter y Google y los CEO de las compañías, a quienes acusó de haberlo censurado. La movida, que puede llevar la disputa hasta la Corte Suprema de Justicia, promete intensificar la batalla por la libertad de expresión en Internet, y la potestad de los gigantes tecnológicos para marcar límites respecto de qué se puede decir en las redes.

“Hoy, junto al America First Policy Institute, estoy presentando, como su representante principal, una importante demanda colectiva contra los grandes gigantes tecnológicos, incluidos Facebook, Google y Twitter, así como sus directores ejecutivos, Mark Zuckerberg, Sundar Pichai y Jack Dorsey”, anunció Trump, en una conferencia de prensa en su club de golf de Bedminster, Nueva Jersey.

El asesinato de Jovenel Moïse en Haití: un balde de nafta en un país que ya estaba en llamas

Trump acusó a los ejecutivos de las empresas de implementar “una censura ilegal e inconstitucional”, y dijo que le pedirá a la Justicia que ordene de inmediato el fin de la veda que las empresas decretaron tras la invasión de una turba trumpista al Congreso, el 6 de enero último, una insurrección alentada por el propio Trump y sus acusaciones infundadas de fraude masivo en la elección presidencial en la que fue derrotado por Joe Biden.

Si me lo pueden hacer a mí, se lo pueden hacer a cualquiera. Y además, eso es exactamente lo que hacen”, justificó el magnate.

A principios de junio, Facebook anunció que mantendrá la suspensión a las cuentas de Trump durante dos años, aunque dejó latente la posibilidad de estirar aún más la pena que le impuso al magnate por haber violado las reglas de la red social al incitar a la violencia durante la toma del Congreso, ampliamente visto en Estados Unidos como uno de los peores ataques a la democracia del país.

“Dada la gravedad de las circunstancias que llevaron a la suspensión del señor Trump, creemos que sus acciones constituyeron una grave violación de nuestras reglas que merecen la máxima pena disponible bajo los nuevos protocolos de aplicación”, escribió Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales de Facebook, en una publicación en el blog de la compañía.

Twitter también lo había suspendido tras la invasión al Congreso. Antes de la veda impuesta, Trump tenía casi 89 millones de seguidores en Twitter, 35 millones en Facebook y 24 millones en Instagram. Las redes sociales, su plataforma de comunicación predilecta junto con los discursos en vivo, jugaron un papel central en su ascenso político, al brindarle un megáfono virtual con los cuales instaló temas en los medios, y perpetuó mentiras y desinformación. Trump reconoció el impacto de la reiteración de un mensaje, aunque lo hizo al quejarse de las acusaciones en su contra.

“Si lo dices lo suficiente, lo suficientemente fuerte, lo suficientemente a menudo, la gente empezará a creerlo”, dijo el exmandatario.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.