Trump exige al FBI que devuelva los documentos a Mar-a-Lago

·3  min de lectura

Donald Trump pide al Departamento de Justicia que le entregue algunos de los documentos incautados el lunes en una redada en su complejo turístico y residencia de Mar-a-Lago, en Florida.

En un post de Truth Social, el expresidente reaccionó a un informe de Fox News que afirmaba el sábado que el FBI había comunicado al equipo de Trump, tras la redada, que algunos de los documentos incautados estaban protegidos por el privilegio abogado-cliente.

El Departamento de Justicia no lo ha confirmado de forma pública, y no ha comentado la investigación más allá de una breve declaración entregada a los periodistas por el fiscal general Merrick Garland la semana pasada. La agencia no suele hacer ningún comentario sobre las investigaciones en curso.

“¡Oh, qué bien! Se acaba de saber que el FBI, en su ya famosa redada de Mar-a-Lago, se llevó cajas de material privilegiado ‘abogado-cliente’, y también material privilegiado ‘ejecutivo’, que a sabiendas no deberían haber tomado. Con copia de esta VERDAD, solicito con todo respeto que estos documentos sean devueltos de inmediato al lugar de donde fueron tomados. Gracias”, escribió Trump el domingo.

El post apareció después de otro despotrique del presidente sobre la redada del FBI que ha acaparado toda la atención del mundo político de EE.UU. esta última semana; en su última diatriba, el expresidente volvió a culpar al Departamento de Justicia y al FBI por su investigación de su campaña de 2016, y sugirió tanto la motivación política de la redada como la infundada conspiración de que los agentes del FBI plantaron pruebas en las cajas de documentos incautadas en Mar-a-Lago.

“El Mundo entero estaba viendo cómo el FBI hurgaba en la casa, incluyendo los armarios (¡y la ropa!) de la ex Primera Dama, solo y sin control. Incluso exigieron que se apagaran las cámaras de seguridad (nos negamos), pero no había forma de saber si lo que se llevaron era legítimo, o lo habían ‘plantado’. Al fin y al cabo, ¡se trataba del FBI!”, escribió el expresidente.

Sus defensores salieron en tromba de los principales medios de comunicación esta semana, mientras las defensas de su supuesta retención de documentos altamente clasificados se volvían cada vez más disparatadas. En los últimos días, sus aliados insistieron en la necesidad de eliminar el financiamiento del FBI, en que los agentes están sembrando pruebas y en que Trump había desclasificado por sí mismo todos los documentos que había retenido (aunque no han aportado ninguna prueba que lo respalde).

Al mismo tiempo, otros en el Capitolio que todavía permanecen en el campo del presidente, pero que no se han sumado a la petición de eliminar el FBI, han intentado, con poco éxito, explicar por qué los documentos clasificados al más alto nivel (incluyendo, según el Washington Post, algunos que tratan de la política o las capacidades nucleares) podrían ser almacenados en el nada seguro Mar-a-Lago en cualquier circunstancia aceptable.

Las fracturas en el Partido Republicano sobre la defensa de Trump han generado más acusaciones de deslealtad dentro del partido dirigidas a sus compañeros republicanos por parte de los aliados del expresidente, mientras que sus partidarios más acérrimos se enfurecen por la falta de voluntad de los republicanos del Congreso para inclinarse de lleno hacia las conspiraciones sin fundamento y las acusaciones infundadas dirigidas al FBI.