Trump, enojado con su cadena favorita por invitar a candidatos demócratas

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- Donald Trump pareció sentirse traicionado. Fox News, su canal predilecto, acusado, primero, de haberle dado alas a su candidatura presidencial, y, después, de hacer propaganda política para su gobierno, les daba ahora aire a los candidatos demócratas que quieren sacarlo de la Casa Blanca.

"¿Qué está pasando con Fox, por cierto? Están poniendo más demócratas que republicanos. Algo raro está pasando en Fox, amigos. Algo muy raro", se quejó Trump, antenoche, en un acto de campaña en Pensilvania, uno de los estados que le dio la presidencia. "Alguien va a tener que explicarme todo esto de Fox", continuó, un tanto enojado.

Lo que sucede es que Fox News invitó a los candidatos presidenciales demócratas a participar de un programa especial en el que responden preguntas de sus espectadores, un ida y vuelta con un público que vive en el lado opuesto de los demócratas: en Estados Unidos, Fox es la pantalla de los republicanos.

Trump le dio a Fox un lugar de privilegio. El presidente ve casi todas las mañanas Fox & Friends, el primer programa de lunes a viernes, y suele tuitear en vivo comentarios a favor de su presidencia. Los columnistas más populares, como Sean Hannity, Tucker Carlson o Laura Ingraham, han sido defensores a ultranza de su gobierno. Hannity, que tiene línea directa con el presidente, llegó incluso a subir al escenario y habló desde su atril en uno de sus actos de campaña.

La invitación de Fox, propiedad del magnate de medios Rupert Murdoch, cercano a Trump, dividió a los candidatos demócratas: mientras que Bernie Sanders y Peter Buttigieg fueron al programa, y Beto O'Rourke o Amy Klobuchar dijeron que estarían más que dispuestos a presentarse, las senadoras Elizabeth Warren y Kamala Harris le dieron la espalda a la propuesta.

Buttigieg, la gran sorpresa de la primaria demócrata, fue el último participante del programa, que estuvo moderado por Chris Wallace, uno de los periodistas más respetados del país, y una de las figuras de Fox que logró despegarse del aura "propagandística" de los columnistas que pueblan la grilla nocturna del canal.

Buttigieg no ahorró críticas Fox: lamentó la "máquina mediática ruidosa en la derecha", y destrozó a Ingraham y Carlson por sus opiniones. Pero tampoco dudó a la hora de defender su presencia en Fox.

"Una cosa que tenemos que hacer es encontrar a la gente donde está", indicó. "Hay muchos estadounidenses a los que mi partido no puede culpar si ignoran nuestro mensaje porque nunca lo escucharán si nosotros no vamos y hablamos sobre eso. Ya sea en la pantalla de Fox o en lugares donde no se ve mucho a los demócratas, tenemos que encontrar a la gente donde está", continuó. Al final, se llevó una ovación de pie.

Warren, la candidata demócrata mejor posicionada -está tercera en los sondeos, detrás de Joe Biden y Bernie Sanders-, publicó un extenso hilo en Twitter para explicar su rechazo a la invitación.

"Fox News es una raqueta de odio con fines de lucro que les da un megáfono a racistas y conspiracionistas: está diseñada para enfrentarnos, a riesgo de sufrir consecuencias de vida o muerte, para tapar la corrupción que está pudriendo a nuestro gobierno y vaciando a nuestra clase media", disparó Warren en la red.

La dirigente dijo que el programa con los candidatos demócratas "le brinda dinero a la máquina de odio con fines de lucro".