Trump critica a Alemania para justificar su política migratoria: "¡No queremos que nos pase a nosotros lo que está pasando en Europa!"

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, culpó el lunes a los inmigrantes de Europa por lo que describió erróneamente como un aumento del delito en Alemania y por cambiar radicalmente la cultura, agregando que lo que estaba pasando con la inmigración allí presentaba amenazas similares para su país.

Angela Merkel y Donald Trump/Leon Neal/Getty Images
Angela Merkel y Donald Trump/Leon Neal/Getty Images

“El pueblo de Alemania está volviéndose en contra de sus líderes porque la inmigración está golpeando la ya endeble coalición de Berlín. El delito está creciendo ¡Un gran error se cometió en todo Europa al recibir a millones de personas que han cambiado tan fuerte y violentamente su cultura!”, dijo Trump en Twitter.

“¡No queremos que nos pase a nosotros lo que está pasando en Europa con la inmigración!”, clamó el presidente estadounidense.

Pero en realidad el delito ha caído dramáticamente en Alemania. El ministro del Interior reportó el mes pasado que los delitos totalizaron 5,76 millones en 2017, el menor número desde 1992, llevando a la tasa de criminalidad más baja en más de 30 años.

La crisis alemana

El tuit es un intento fallido de justificar la política de “tolerancia cero” de su gobierno en medio de las fuertes críticas de activistas de derechos humanos, demócratas y algunos dentro de su propio Partido Republicano por la separación de niños de sus padres en la frontera entre México y EEUU, una práctica destinada a disuadir la inmigración ilegal

En su mensaje Trump alude a la tensa situación que atraviesa el Ejecutivo alemán después de que en los últimos días el ministro de Interior expresara su determinación en favor de cerrar las fronteras para poner fin a la crisis migratoria.

Estas tensiones no son nuevas en Alemania, que ha recibido a cerca de 1,3 millones de refugiados desde 2015, sin embargo, la fragmentación del gobierno formado hace apenas cuatro meses, gracias a una coalición entre partidos muy dispares, ha debilitado la posición de Merkel y ha puesto en riesgo sus políticas migratorias.

La política migratoria de puertas abiertas de Merkel es culpada ampliamente por el crecimiento del partido de centroderecha Alternativa para Alemania, ahora la principal agrupación de la oposición en el Parlamento federal.

Esta posibilidad ha provocado una grave crisis institucional en Berlín, donde Merkel gobierna con el apoyo de una coalición conservadora integrada, entre otros, por la Unión Socialcristiana (CSU), de la que forma parte Seehofer.

Frente a su ministro de Interior, Merkel aboga porque la solución al problema de la acogida de refugiados llegue desde Bruselas, a través de un acuerdo entre todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Con información de EFE y Reuters.