Trump coloca sello presidencial en su club de golf durante el torneo LIV respaldado por Arabia Saudita

·4  min de lectura

Donald Trump colocó el sello presidencial en su club de golf de Nueva Jersey para acoger el controvertido torneo de golf LIV, respaldado por Arabia Saudita, a pesar de las quejas de los organismos de control sobre la explotación de la imagen con fines comerciales.

El sello presidencial fue visto en múltiples artículos en el Trump National Golf Club Bedminster el jueves, incluyendo carros de golf, toallas y en la pared de una sala de observación en el green 18.

Trump ya había recibido una advertencia en el pasado sobre el uso del sello presidencial con fines comerciales, algo que va en contra de la ley federal.

A principios de este mes, el grupo de vigilancia Ciudadanos por la Responsabilidad y la Ética en Washington pidió al DOJ (Departamento de Justicia) que investigara penalmente el club de golf de Trump en Bedminster por el uso del sello.

“El uso ilegal del sello presidencial con fines comerciales no es un asunto trivial, especialmente cuando se trata de un expresidente que está desafiando de manera activa la legitimidad del actual presidente”, señaló la organización en su carta al Departamento de Justicia.

El año pasado, el grupo presentó una denuncia similar en la que acusaba al club de Bedminster de beneficiarse del uso de imágenes del sello.

Según la ley federal de EE.UU., es ilegal utilizar los sellos presidenciales y vicepresidenciales de forma que puedan dar la impresión de que el gobierno aprueba o patrocina empresas del sector privado.

La violación de la ley se castiga con hasta seis meses de prisión federal.

Hasta la fecha, nadie ha sido acusado de este delito.

Una sala de observación en una carpa en el green del hoyo 18 con el sello presidencial de EE.UU. en el LIV Golf Bedminster (EPA)
Una sala de observación en una carpa en el green del hoyo 18 con el sello presidencial de EE.UU. en el LIV Golf Bedminster (EPA)

Pero, tanto durante la época de Trump en la Casa Blanca como desde que perdió las elecciones de 2020, el sello parece haber aparecido en los alrededores de sus campos de golf privados.

En abril, una foto publicada en las redes sociales mostraba el sello en el pasto cerca del hoyo 18 en el Trump International Golf Club en West Palm Beach, Florida.

En total, al menos cuatro de sus clubes en el Bronx (Nueva Jersey), Jupiter (Florida) y West Palm Beach (Florida) han exhibido el sello, lo que supone una posible violación de la ley federal.

Pero el uso del sello presidencial no es ni mucho menos la única controversia que rodea la decisión de Trump de organizar el torneo de golf LIV.

El expresidente -que al parecer está siendo investigado penalmente por el Departamento de Justicia por sus intentos de anular las elecciones de 2020- ha sido criticado por los supervivientes del 11 de septiembre y las familias de las víctimas por haber apoyado el evento patrocinado por Arabia Saudita.

Esta semana, el grupo 9/11 Justice publicó anuncios en los que condenaba a Trump por aceptar cientos de millones de dólares de un “régimen malvado” al organizar el evento “a menos de 50 millas [80 kilómetros] de la Zona Cero”.

El jueves, mientras participaba en el evento pro-am (profesionales y amateurs) antes del comienzo del torneo el viernes, Trump rechazó las críticas, afirmando que “nadie ha llegado al fondo del 11-S”.

El presidente de los Estados Unidos describió a los terroristas como “maníacos” y calificó los asesinatos de casi 3.000 personas como “algo horrible para nuestra ciudad, para nuestro país, para el mundo”, antes de insistir en que había “un montón de gente realmente genial” en su evento.

“Pero puedo decirles que hay mucha gente realmente estupenda que está aquí hoy, y vamos a divertirnos mucho, y vamos a celebrarlo. El dinero se destinará a obras de caridad, mucho dinero se destinará a obras de caridad”, señaló.

Se trata de un marcado cambio respecto a sus comentarios de 2016, en los que culpaba firmemente a Arabia Saudita.

“¿Quién voló el World Trade Center?”, dijo en Fox & Friends.

“No fueron los iraquíes - fue Arabia Saudí. Echen un vistazo a Arabia Saudita. Abran los documentos”.

El gobierno de Arabia Saudita siempre ha negado cualquier participación en los ataques terroristas del 11 de septiembre, en los que los terroristas secuestraron cuatro aviones comerciales y estrellaron dos contra las Torres Gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York, uno contra el Pentágono en Arlington, Virginia, y otro contra un campo en Shanksville, Pennsylvania - este último después de que los valientes pasajeros trataran de recuperar el avión cuando se dirigía a Washington DC.

Donald Trump juega durante la ronda pro-am del torneo de golf Bedminster Invitational LIV en Bedminster el jueves (AP)
Donald Trump juega durante la ronda pro-am del torneo de golf Bedminster Invitational LIV en Bedminster el jueves (AP)

El reporte de la comisión del 11 de septiembre, publicado en 2004, encontró posibles vínculos entre funcionarios saudita y los ataques terroristas.

Sin embargo, no pudo encontrar pruebas que relacionaran directamente al gobierno saudita con los secuestradores o con el financiamiento de los ataques o de Al-Qaeda.

Quince de los atacantes del 11-S eran ciudadanos saudita y el líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, también nació en el país.

Las familias del 11-S llevan mucho tiempo exigiendo que el gobierno de EE.UU. haga públicas todas las pruebas clasificadas de su investigación sobre posibles vínculos con Arabia Saudita.

En septiembre, el presidente Joe Biden desclasificó finalmente un reporte de 16 páginas del FBI.

Las conclusiones iban más allá de lo que se había encontrado en el reporte de la comisión: vinculaba a los secuestradores con dos ciudadanos saudita que vivían en EE.UU.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.