Trump apura un tratamiento contra el coronavirus y EE.UU. ya supera los 10.000 casos

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- Estados Unidos comenzó a experimentar un dramático aumento en la cantidad de personas diagnosticadas con Covid-19. En apenas unos días, el país superó los 10.000 casos, y el presidente Donald Trump, apremiado por brindar una respuesta a la crisis, anunció que el gobierno federal acelerará la aprobación de un medicamento contra la malaria y la artritis, cloroquina, para combatir la pandemia, a la espera de una vacuna, que demandaría al menos un año debido a las pruebas.

"Vamos a poder hacer que ese medicamento esté disponible casi de inmediato", prometió Trump, al hablar y responder preguntas de los periodistas, en una nueva conferencia de prensa en la Casa Blanca.

En una dramática advertencia que marcó el cambio de vida que vive el mundo por la pandemia del nuevo coronavirus, el gobierno de Estados Unidos elevó el alerta de viajes a "Nivel 4", el más alto, y le aconsejó a los norteamericanos que no viajen al exterior, y a quienes están fuera del país, que regresen, ya que de lo contario podrían verse obligados a permanecer fuera por "tiempo indefinido".

Estados Unidos ya rompió la marca de 10.000 casos, al registrar 10.755 personas que han sido diagnosticadas con Covid-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus, un aumento dramático en relación con las cifras que tenía el país hasta hace apenas unos días, según el conteo que lleva la Universidad John Hopkins.

En la ciudad de Nueva York, devenida en el epicentro de la pandemia en el país, los casos prácticamente se duplicaron de un día para el otro: ayer, eran 1340; hoy, ya eran 2469, informó el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo.

Tratamiento

Ante ese panorama, Trump dijo que le ordenó a las agencias federales que apuren la aprobación de un medicamento, cloroquina, utilizado para tratar y prevenir la malaria, para tratar a las personas que contrajeron el nuevo coronavirus.

"La FDA ha sido genial. Han pasado por el proceso de aprobación, ha sido aprobado. Lo redujeron de un tiempo de muchos, muchos meses a inmediato, así que podremos hacer que ese medicamento esté disponible con receta", afirmó el presidente.

Pero luego Stephen Hahn, comisionado FDA, fue bastante más cauto al indicar que la agencia estaba comprometida a garantizar que los medicamentos sean "seguros y efectivos", y que debía aún terminar con todas las pruebas necesarias antes de que pudiera aprobar el uso de cloroquina y de otros antivirales bajo estudio tratar Covid-19.

"Necesitamos asegurarnos de que con estos nuevos tratamientos obtengamos el medicamento correcto para el paciente correcto en la dosis correcta en el momento correcto", enfatizó Hahn.

"Como dijo el presidente, nos pidió que seamos agresivos, que rompamos las barreras a la innovación y que aceleremos el desarrollo de tratamientos que salven vidas", dijo Hahn. "Lo estamos haciendo en la FDA. La FDA se compromete a continuar brindando flexibilidad y orientación reglamentaria. Pero permítanme aclarar una cosa: la responsabilidad de la FDA con el pueblo estadounidense es garantizar que los productos sean seguros y efectivos, y que continuamos haciéndolo. Nuestra gente está trabajando día y noche para hacer eso", agregó.

El médico dijo también que la vacuna contra el coronavirus, que está en su primera etapa de pruebas en personas, estaría recién disponible al público dentro de un año, cuando se prevé estarán terminadas todas las pruebas.

"Esperamos que eso lleve 12 meses en completarse para llegar a la aprobación de la vacuna", dijo Hahn. "Es un tiempo récord para la aprobación de una vacuna", agregó.

Durante varios tramos de la conferencia de prensa, Trump dejó de lado el tono medido y solemne que había utilizado en los últimos días. Volvió a atacar a la prensa, al afirmar, ante una sala con varias butacas vacías por el "distanciamiento social" que impuso la Casa Blanca, que quizá lo mejor era que hubiera pocos periodistas que le "caen bien", y cargó contra China. Una vez más, llamó al SARS-CoV-2 el "virus chino".

"Habría ido mucho mejor si nos hubiéramos enterado de todo esto unos meses antes, esto podría haberse contenido en una región de China de donde salió", dijo Trump, al acusar a Pekín por haber encubierto el brote. "El mundo paga un gran precio por lo que hicieron", añadió.

Máximo alerta

El gobierno de Estados Unidos decidió elevar al máximo el alerta para los viajes: el Departamento de Estado emitió un alerta "Nivel 4" para todos los viajes internacionales. "El Departamento de Estado aconseja a los ciudadanos estadounidenses que eviten todos los viajes internacionales debido al impacto global de COVID-19", indicó la cancillería norteamericana.

"En los países donde las opciones de salida comercial permanecen disponibles, los ciudadanos estadounidenses que viven en los Estados Unidos deben hacer arreglos para el regreso inmediato a los Estados Unidos, a menos que estén preparados para permanecer en el extranjero por un período indefinido".

Además, el Departamento de Estado dijo que los ciudadanos estadounidenses que viven en el extranjero "deben evitar todos los viajes internacionales".

"Muchos países están experimentando brotes de COVID-19 e implementando restricciones de viaje y cuarentenas obligatorias, cerrando fronteras y prohibiendo la entrada de no ciudadanos con poca anticipación. Las aerolíneas han cancelado muchos vuelos internacionales y varios operadores de cruceros han suspendido las operaciones o cancelado los viajes. Si elige viajar internacionalmente, sus planes de viaje pueden verse gravemente interrumpidos y puede verse obligado a permanecer fuera de los Estados Unidos por un período de tiempo indefinido", advirtió el gobierno.