Trump apuesta a los mítines en la recta final

BILL BARROW, ZEKE MILLER y AAMER MADHANI
·2  min de lectura
El presidente Donald Trump baila momentos antes de retirarse de un acto de campaña en el aeropuerto regional Condado Butler en Butler, Pensilvania, el sábado 31 de octubre de 2020. (AP Foto/Keith Srakocic)
El presidente Donald Trump baila momentos antes de retirarse de un acto de campaña en el aeropuerto regional Condado Butler en Butler, Pensilvania, el sábado 31 de octubre de 2020. (AP Foto/Keith Srakocic)

BUTLER, Pensilvania, EE.UU. (AP) — El presidente Donald Trump iniciará el domingo una frenética recta final de su campaña con numerosos mítines, con la esperanza de que las multitudes que acuden a esas concentraciones equivalgan a más votos el martes.

Trump, quien va rezagado en las encuestas, realizará cinco mítines en cinco estados tan solo el domingo, y otros siete el lunes. Su ambición es mantener su retórica en público, aunque hay pocos indicios de que está ganando adeptos más allá de su base de incondicionales. Además de eso, los famosos “rallies” del gobernante se realizan con mucha gente sin mascarilla, lo que agrava el riesgo de un contagio masivo del coronavirus.

Aun así Trump, recordando su inesperada victoria en el 2016, considera su presencia y carisma como elemento indispensable para atraer a los votantes a los urnas y anhela repetir el sorpresivo fenómeno este año.

“Les pregunto, ¿hay algún lugar o momento mejor para estar que en un rally de Trump?” exhortó el gobernante el sábado en Butler, Pensilvania, arrancando estridentes aplausos y gritos.

Ya se han depositado más de 91 millones de sufragios, por lo que tanto Trump como su rival demócrata Joe Biden ya no tienen realmente tiempo de alterar la competencia sustancialmente. En lugar de ello, ambos están afianzando sus bases y asegurándose de que sus partidarios hayan votado o lo hagan en persona el martes.

Para Biden, eso implica tratar de entusiasmar a los votantes de raza negra que son parte indispensable de la coalición que está tratando de armar. El equipo de Biden está confiado en cuanto a su supremacía entre mujeres, gente de educación universitaria y residentes de suburbios.

Pero algunos líderes demócratas están preocupados por la posibilidad de que los afroamericanos no estén tan entusiasmados con Biden y no acudan a las urnas, lo que sería devastador para estados de inclinación indeterminada como Pensilvania o Michigan.

El desafío se ha intensificado debido a que los demócratas han animado a sus militantes a votar por correo, para no tener que hacer enormes colas el día de las elecciones y así no correr riesgo de contraer el coronavirus. Ello contradice la tendencia de los afroamericanos de votar en persona.

“La mayoría de los votantes negros en Filadelfia son escépticos en cuanto al voto por correo”, expresó Joe Hill, activista demócrata en esa ciudad.

“Muchos de ellos ya han recibido sus boletas por correo, pero en Filadelfia el día que se decide todo es el día de las elecciones”, añadió.