Trump apela orden judicial de Nueva York que impone vigilancia a su empresa

FOTO DE ARCHIVO: Donald Trump sale de la Torre Trump dos días después de que agentes del FBI allanaran su casa de Mar-a-Lago Palm Beach, en Nueva York

Por Luc Cohen

NUEVA YORK, 7 nov (Reuters) - El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, apeló el lunes la orden de un juez de instalar un organismo de control en la Organización Trump antes de que un caso de fraude civil presentado por el fiscal general del estado llegue a juicio.

El jueves, el juez Arthur Engoron, con sede en Manhattan, accedió a la solicitud de la fiscal general del estado, Letitia James, de nombrar un supervisor independiente para detener el supuesto fraude en curso en la compañía inmobiliaria y evitar que los Trump transfieran activos fuera de su alcance.

La orden de Engoron prohíbe a los acusados transferir activos sin la aprobación del tribunal y requiere que el supervisor reciba una "descripción completa y precisa" de la estructura y los activos de la Organización Trump.

En septiembre, James nombró a Trump, a tres de sus hijos adultos, a la Organización Trump y a otros como acusados en una demanda civil por un fraude de 250 millones de dólares por presunta sobrevaloración de activos y del patrimonio neto de Trump durante una década con mentiras a bancos y aseguradoras.

En una notificación de apelación presentada el lunes, la abogada de Trump, Alina Habba, y los abogados de sus hijos, Eric Trump, Ivanka Trump y Donald Trump Jr., dijeron que los acusados pidieron a la División de Apelaciones, un tribunal estatal de apelaciones de nivel medio, que revisara la orden de Engoron, sin exponer sus argumentos legales.

Trump, un republicano, calificó la semana pasada la orden de Engoron como "ridícula", y la Organización Trump la calificó como un "intento obvio" de influir en las elecciones estadounidenses de mitad de mandato del martes. James es demócrata.

Engoron les dio a ambas partes hasta el 10 de noviembre para recomendar tres candidatos para convertirse en supervisores.

El caso es una de las muchas batallas legales que enfrenta Trump mientras considera una nueva candidatura a la presidencia en 2024.

(Reporte de Luc Cohen en Nueva York; Editado en español por Aida Peláez-Fernández)