Representantes demócratas preparan documentos para exigir destitución de Trump

Richard Cowan y Joseph Ax
·4  min de lectura

Por Richard Cowan y Joseph Ax

WASHINGTON, 9 ene (Reuters) - El presidente Donald Trump -silenciado por Twitter y rechazado por un creciente número de funcionarios republicanos- enfrenta un nuevo intento demócrata por destituirlo tras haber incitado a sus partidarios a irrumpir en el Capitolio de Estados Unidos, cuando le quedan apenas unos días para el fin de su mandato.

Miembros demócratas de la Cámara de Representantes presentarán los documentos formales para la remoción del presidente el lunes, dijo en Twitter el representante Ted Lieu. El legislador de California, que ayudó a redactar la acusación desde el Congreso, dijo que los artículos tenían el apoyo de 180 dirigentes políticos hasta el sábado por la tarde.

La jefa de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, había amenazado con llevar adelante un juicio político contra Trump -el segundo proceso de este tipo en el legislativo- a menos que renuncie "de inmediato", en un llamado que tiene pocas chances de ser considerado seriamente por el mandatario republicano.

Pelosi también pidió a los legisladores que redacten un proyecto de ley invocando la Enmienda 25 de la Constitución, la cual permite remover a un presidente considerado incapaz de cumplir con los deberes de su cargo.

Trump "ha hecho algo tan grave que debería ser sometido a un juicio", dijo Pelosi a la cadena CBS, de acuerdo a un fragmento de la entrevista que le hizo el canal estadounidense y que fue revelado a los medios.

Los esfuerzos por expulsar a Trump de la Casa Blanca han generado un apoyo disperso de los republicanos, cuyo partido se ha dividido en torno a las acciones del presidente. Los demócratas están presionando al vicepresidente Mike Pence para que considere declarar la Enmienda 25, pero un asesor afirmó que éste opone a la idea.

Las probabilidades de que Trump sea destituido antes del 20 de enero -cuando juramentará el presidente electo Joe Biden- siguen siendo remotas. Cualquier juicio político en la Cámara Baja desencadenaría un proceso en el Senado controlado por los republicanos, que estará en receso hasta el 19 de enero y ya absolvió a Trump en un procedimiento anterior.

El líder de la mayoría republicana en la Cámara alta, Mitch McConnell, envió un memorando a sus compañeros senadores sugiriendo que un eventual juicio político no comenzaría hasta que Trump deje el cargo, según una fuente familiarizada con el texto. Un "impeachment" en el Senado requiere una mayoría de dos tercios.

Los demócratas asumirán el control del Senado más adelante este mes, después de que el estado de Georgia certifique las victorias electorales de miembros del partido.

EXPULSADO DE TWITTER

El viernes por la noche, Twitter suspendió permanentemente la cuenta Trump y el acceso a sus casi 90 millones de seguidores, citando el riesgo de una nueva incitación a la violencia, tres días después de que el presidente exhortara a miles de partidarios a marchar hacia el Capitolio cuando el Congreso se reunía para certificar su derrota ante Biden.

El caos resultante, que conmocionó al mundo, dejó a su paso a un agente de policía y a otras cuatro personas muertas.

El Papa Francisco dijo el sábado que cualquier persona que actúe contra la democracia debería ser condenada.

"Quedé impactado porque son personas tan disciplinadas en democracia", dijo el pontífice al canal de noticias italiano Canale 5, en sus primeros comentarios públicos sobre los hechos.

"Siempre hay algo que no está funcionando ... (con) la gente tomando un camino contra la comunidad, contra la democracia, contra el bien común", afirmó sobre los incidentes del Capitolio.

El uso frecuente de Twitter por parte de Trump fue clave en su campaña, en la que transformó al Partido Republicano tras vencer a la demócrata Hillary Clinton en las elecciones para alcanzar la Casa Blanca en 2016. Desde entonces, Trump ha utilizado la plataforma para consolidar su base política, atacando a sus detractores.

Twitter se había resistido durante mucho tiempo a la presión de suspender la cuenta de Trump. Pero después de un "examen minucioso" de los recientes tuits del presidente, la empresa que "había suspendido permanentemente la cuenta debido al riesgo de una mayor incitación a la violencia".

Trump usó más tarde la cuenta oficial del Gobierno, @POTUS, para atacar a Twitter, dirigiéndose a los 75 millones de "grandes patriotas" que votaron por él: "¡No seremos SILENCIADOS!", dijo, y añadió que estaba considerando generar su propia plataforma de redes sociales.

(Reportes de Susan Cornwell, Richard Cowan, David Morgan en Washington, Yereth Rosen en Alaska; Jan Wolfe en Fort Lauderdale, Florida; escrito por John Whitesides. Editado en español por Marion Giraldo y Andrea Ariet)