Trump le adjudica a Biden afirmaciones que nunca ha mencionado

Josh Wingrove
·7  min de lectura

(Bloomberg) -- El presidente Donald Trump acusa a Joe Biden de querer acabar con todos los seguros de salud privados, cuadriplicar los impuestos e imponer rápidamente cierres generalizados por temor al coronavirus.

El candidato demócrata, de hecho, no apoya nada de eso.

Ante la caída en encuestas a menos de una semana del día de las elecciones, Trump está soltando afirmaciones engañosas y exageradas sobre su oponente con el ánimo de energizar a sus partidarios en mítines sucesivos en estados disputados.

A veces, los ataques de Trump son inconsistentes y parecen intencionales para provocar burlas de sus partidarios en lugar de hacer una distinción genuina frente a sus propias políticas. En algunos mítines, Trump ha calificado a Biden de títere de socialistas, mientras que otras veces ha dicho que donantes de Wall Street lo controlan. Ha acusado a Biden, un católico practicante, de estar “en contra de Dios”.

Pero Trump también ha tergiversado claramente algunas de las políticas de Biden. Trump ha dicho repetidamente que Biden planea eliminar el seguro médico privado. Biden, sin embargo, ganó la nominación demócrata con el compromiso de permitir que los estadounidenses mantengan planes de salud privados —una diferencia de política central con respecto a sus rivales aspirantes a la nominación— y su plataforma pública se adhiere explícitamente a esa postura.

Sin duda, Biden a veces exagera las afirmaciones sobre Trump y no ha evitado generalizaciones sobre el presidente y su mandato. Sin embargo, Trump ha ido mucho más lejos con los hechos.

Cuando se le preguntó el miércoles en Las Vegas sobre los disturbios en Filadelfia por el tiroteo de un hombre negro por parte de la policía, Trump dijo que Biden “no quiere condenar” a los alborotadores.

Pero un día antes, Biden emitió un comunicado diciendo que “ningún enojo por las injusticias en nuestra sociedad excusa la violencia. Atacar a los agentes de policía y destrozar las pequeñas empresas, que ya están pasando dificultades durante la pandemia, no acerca más la moralidad del universo hacia la justicia. Perjudica a nuestros conciudadanos. El saqueo no es una protesta, es un crimen”.

La campaña de Trump declinó hacer comentarios para este artículo.

La campaña de Biden dijo que los ataques son evidencia de que una respuesta pandémica fallida y una economía debilitada han dejado al presidente sin un argumento para la reelección.

“Se ha visto obligado a deshacerse de sus argumentos y, en cambio, está recurriendo a mentiras aún más descabelladas y basadas en proyecciones sobre Joe Biden que le han fallado durante meses y que los verificadores de hechos ya han invalidado”, dijo la campaña de Biden en un comunicado.

A continuación una muestra de algunas de las afirmaciones falsas y engañosas de Trump sobre Biden:

Coronavirus

Trump dice que Biden planea un cierre inmediato para frenar la propagación del virus, entre una variedad de otras medidas.

“Retrasarán la vacuna, retrasarán las terapias, prolongarán la pandemia y cerrarán sus escuelas, y cerrarán su país”, dijo Trump el lunes en Pensilvania.

Biden no ha tenido tales compromisos. Sobre las vacunas, dijo que planea financiar la distribución y administrarla de manera gratuita para los estadounidenses. Biden ha pedido un mandato de uso de tapabocas universal, pero también reconoció que es probable que no tenga el poder de aplicarlo fuera de lo federal, por lo que insta a gobernadores y alcaldes a que lo adopten.

“Acabaré con el virus, no cerraré el país”, dijo durante el debate presidencial del 22 de octubre.

Seguro médico privado

Trump dijo en un mitin el 24 de octubre que Biden “eliminaría” el seguro médico privado. La plataforma de Biden dice específicamente que no se eliminará el seguro privado, pero que intentará expandir la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio que ofrece cobertura a quienes no la reciben a través de un empleador.

“Ni una sola persona con seguro privado perdería su seguro bajo mi plan”, dijo Biden en el debate.

Impuestos

Trump dijo el 26 de octubre que Biden “cuadriplicará sus impuestos” y anteriormente afirmó que promulgaría un aumento de impuestos de US$4 billones.

No está claro de dónde proviene la cifra “cuádruple” y la campaña de Trump se negó a dar explicaciones.

Biden se ha comprometido a desmantelar la reforma fiscal de 2017 de Trump, pero dijo que nadie que gane menos de US$400.000 al año pagaría impuestos más altos. Se pronostica que el plan de Biden recaudará US$4 billones en una década, un período de tiempo que Trump no menciona, en gran parte al aumentar la tasa corporativa y elevar la tasa en el nivel superior de ingresos personales.

Energía

Trump les dice a los votantes que Biden quiere aplastar la industria energética de Estados Unidos, una afirmación exagerada derivada de un comentario que hizo el exvicepresidente en el debate del 22 de octubre sobre un alejamiento de los combustibles fósiles.

“Joe Biden confirmó su plan de abolir toda la industria petrolera de Estados Unidos”, dijo Trump el 26 de octubre. Trump dijo a sus partidarios que, bajo Biden, no tendrían aire acondicionado en verano, calefacción en invierno o electricidad en general durante las horas pico.

Biden, sin embargo, no propone un fin inmediato del sector de los combustibles fósiles. Planea lograr una producción eléctrica libre de carbono para 2035 y apoyar a los trabajadores del sector del carbón afectados por la transición, entre otras medidas. Biden dice que prohibiría la perforación de petróleo y gas en tierras y aguas públicas, no que la prohibiría por completo.

Segunda Enmienda

Trump afirma regularmente que Biden quiere “borrar la Segunda Enmienda”, una afirmación que repitió el 24 de octubre. También dice que Biden “confiscará las armas”.

Biden, sin embargo, no propone confiscar armas. Su plataforma ofrece a propietarios de armas de asalto o cargadores de alta capacidad dos opciones: registrar sus armas o venderlas de nuevo al Gobierno.

Biden pide la prohibición de la fabricación y venta de armas de asalto y cargadores de alta capacidad, la regulación de las armas de asalto existentes, la imposición de nuevas verificaciones de antecedentes y un límite de compra de una pistola por mes.

Protección de la frontera

Trump, quien convirtió la seguridad fronteriza en un tema distintivo en 2016, les dice a sus partidarios que Biden “disolvería nuestras fronteras” e “inundaría su estado con refugiados de focos terroristas en todo el mundo”.

“Si Biden gana, sus fronteras desaparecen, lo que significa que su atención médica desaparece, la clase media desaparece, su seguridad desaparece, su país desaparece”, dijo Trump el 20 de octubre.

Biden, sin embargo, pide que se protejan las fronteras y al mismo tiempo se aumente la inmigración en ciertos casos. Biden busca otros cambios en las reglas de inmigración y ha criticado muchas de las políticas de Trump, incluida la separación de familias que ingresan ilegalmente a EE.UU.

Biden se compromete a establecer el límite de refugiados en 125.000, un nivel no visto desde la década de 1990, en comparación con los 15.000 que anunció Trump esta semana.

Religión

Trump ha tratado de ganarse el apoyo de su base cristiana evangélica diciendo que Biden está “en contra de Dios” y quiere “poner fin a la libertad religiosa”.

Trump, que no asiste regularmente a la iglesia, usa habitualmente la fe como un garrote contra Biden, quien sería solo el segundo presidente católico romano, si fuera elegido. Va a misa todos los fines de semana.

Biden no tiene plan alguno para poner fin a la libertad religiosa, pero apoya, por ejemplo, el fortalecimiento de los derechos LGBTQ, lo que podría llevar a casos legales que comparen esos derechos con los derechos religiosos.

Protestas y brutalidad policial

Trump también ha dicho que Biden apoya las protestas violentas contra el racismo y la brutalidad policial. El presidente ha hecho una intensa campaña para mantener la ley y el orden tras las protestas que se han extendido por todo EE.UU. desde la muerte de George Floyd, un hombre de raza negra, a manos de la policía de Minneapolis en mayo.

“Si Biden gana, los alborotadores que queman banderas en la calle dirigirán su Gobierno federal”, dijo el 24 de octubre.

Sin embargo, Biden ha dicho que apoya las protestas pacíficas pero ha condenado habitualmente la violencia.

“Los disturbios no son protestar”, dijo Biden en un discurso de agosto. “Saquear no es protestar. Incendiar no es protestar. Nada de esto es protestar. Son actos ilegales, simple y llanamente”.

Nota Original:Trump Stirs Rallies by Tarring Biden With Views That Aren’t His

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.