Los trucos al hacer la maleta para ahorrarte el dinero de la facturación

·5  min de lectura

Facturar una maleta eleva el coste del viaje. No solo porque las aerolíneas cobren por el equipaje extra facturado, sino porque las tarifas que lo incluyen son más caras que las que no. En tiempos en los que cualquier ahorro es bienvenido, en el caso de los bultos a la hora de viajar en avión este es doble. Si no se factura, el pasajero se puede ahorrar unos euros y, además, el tiempo necesario para depositar el equipaje en el aeropuerto de salida y el de esperar para recogerlo a la llegada. Para evitar la tediosa tarea de la facturación, nada como aprender a economizar el espacio de la maleta de cabina. Para conseguirlo existen muchos trucos y consejos.

Hacer de manera eficiente una maleta de cabina puede ahorrar el precio de la facturación. (Foto: Getty Images)
Hacer de manera eficiente una maleta de cabina puede ahorrar el precio de la facturación. (Foto: Getty Images)

Antes de pasar a enumerar todos y cada uno de los consejos que suelen darse a la hora de hacer un equipaje de cabina eficiente, conviene saber algunas cosas. La primera es que la mayoría de las aerolíneas, salvo casos como Vueling y Ryanair, no cobran por el equipaje de mano y sus tarifas más económicas permiten llevar un bolso pequeño (que quepa bajo el asiento) y una maleta pequeña. Eso sí, las dimensiones pueden variar ligeramente. Por ejemplo, en Iberia el máximo permitido es de 56x40x25 y 10 kilos de peso. Mientras que en Air France es de 55x35x25 y 12 kilos de peso. En el portal Mundo Equipaje y en Rumbo cuentan con información bastante útil en este sentido.

En cuanto a la facturación no incluida con el billete, el precio se mueve, como informan en Insider, entre los 10 y los 60 euros. El peso permitido suele ser de un máximo de 23 kilos (aunque hay excepciones y se cobra un extra cuando se supera) y no hay límite de dimensiones como ocurre en cabina. En Iberia se puede contratar en el momento de adquirir el billete y dependiendo de la fecha y el destino puede ser entre 15 y 30 euros. En el aeropuerto la tarifa siempre es mayor.

Para ahorrare ese dinero ‘extra’ y el tiempo que supone facturar, nada como aprender a hacer una maleta de cabina aprovechando al máximo el espacio. No siempre se podrá –los viajes largos en invierno parecen incompatibles con un equipaje reducido–, pero verano es una buena época para poner en práctica todos estos consejos. El primero que dan en Traveler es elegir bien la maleta. Hay que fijarse en las medidas para no llevarse disgustos una vez en el aeropuerto. Dentro de eso, mejor la más grande permitida y mejor rígida que flexible. En la mencionada revista de viajes aconsejan, además, que sea extensible. Pesarla en casa también es recomendable para evitar sorpresas y sobrecostes.

Este verano, con los aeropuertos recuperando niveles cercanos a tiempos prepandemia y el caos desatado en algunos de ellos, en Ansa hablaron con una experta en organización para recoger sus consejos a la hora de optimizar el espacio en una maleta y conseguir que quepa el máximo de artículos posible. Lizzie Grant se gana la vida siguiendo y aplicando la filosofía organizativa de la popular Marie Kondo y fundó en Reino Unido Declutter on Demand, que es una agencia con personas especializadas en ayudar a otros organizar su casa o la oficina, apuntan en la citada agencia italiana.

¿Qué ideas da alguien experto en la materia? La primera, hacer una lista. Es algo que vale para todo: para hacer la compra, para las vacaciones… y también para hacer la maleta. La sugerencia es apuntar en ella esos artículos que hay que llevar siempre y que así no se olvidé ninguno de ellos. Otra es consultar las previsiones del tiempo. De esta manera se pueden tomar decisiones que ahorrarán o consumirán espacio. Para la ropa de abrigo desde Traveler aconsejan que, ya que el peso de la ropa puesta no cuenta, la más pesada y que más abulta es mejor llevarla encima siempre que se pueda.

Grant aconseja también no hacer la maleta en el dormitorio de uno mismo y hacerla con tiempo para no meter las cosas con prisa provocando que acaben dentro prendas que en realidad no se van a necesitar y olvidar otras que sí harán falta. La previsión resulta capital porque permite, entre otras cosas, calcular cuántas mudas son necesarias. Si a la compra se aconseja ir con el menú hecho, a los viajes, con el outfit pensado.

Otra forma de economizar el espacio afecta a los productos de higiene. Al no facturar, hay límites a tener en cuenta. En este sentido, desde Traveler comentan que a día de hoy hay muchas posibilidades y que los jabones o desodorantes sólidos, por ejemplo, son opciones interesantes para no atarse a las restricciones de líquidos. Es importante tener en cuenta el alojamiento, si en el hotel de destino habrá champú, gel… En la lista recogida por Ansa también se menciona la importancia de eliminar las cosas por duplicado. Es decir, si se viaja con alguien y ese alguien ya lleva pasta de dientes, se puede compartir.

Las bolsas para organizar la maleta también ayudan a sacar más partido al espacio y llevar una bolsa para la ropa sucia es aconsejable por higiene. Después, con todo eso en mente, hay un truco bastante extendido sobre cómo hacer la maleta que ahorra mucho espacio. Se trata de enrollar la ropa. Funciona muy bien para prendas como los vaqueros o las camisetas. Además, es un dos por uno: ocupa menos y se arruga menos.

Por último, un truco que dan tanto Grant en la información publicada por Ansa como en Traveler. Y es que los zapatos pueden ser buenos portadores de otros artículos más pequeños. Rellenarlos de calcetines o meter ahí las gafas también ahorra espacio. Cuando se trata de no facturar y meter el máximo posible en una maleta de cabina, cualquier hueco debe ser aprovechado.

EN VÍDEO | El truco sencillo para poder hacer la maleta ahorrando espacio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.