Trotta: “Las restricciones no deben comenzar por el cierre de las escuelas”

Soledad Vallejos
·3  min de lectura
Según datos oficiales, la incidencia de casos de Covid-19 en las escuelas es baja
Mauro V. Rizzi

Ante la llegada de la segunda ola y el esquema de nuevas medidas que evalúa el Gobierno por estas horas, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, encabezó esta tarde la asamblea 104 del Consejo Federal de Educación (CFE), en la que los ministros de las 24 jurisdicciones coincidieron que, antes de cerrar las escuelas, las restricciones deben estar vinculadas a otros espacios sociales y actividades “no protocolarizadas” que se desarrollan fuera de las instituciones educativas. Además, se presentó una “propuesta para administrar la presencialidad en aquellas áreas donde la situación epidemiológica se agudice”.

Una vez más, Trotta insistió en que las escuelas son espacios seguros, en que la evidencia demuestra la baja incidencia de contagios que se produce en los ámbitos escolares y en que con la implementación de los protocolos actuales la asistencia de los chicos a las aulas ya está restringida. “Ante la necesidad de restringir –aún más– la presencialidad alternada a la que asiste hoy el sistema educativo por el aumento de casos, deberá considerarse en la menor unidad geográfica posible”, reforzó.

En el encuentro virtual del Consejo Federal de Educación, esta tarde, Trotta defendió la presencialidad
En el encuentro virtual del Consejo Federal de Educación, esta tarde, Trotta defendió la presencialidad


En el encuentro virtual del Consejo Federal de Educación, esta tarde, Trotta defendió la presencialidad

Desde el Ministerio de Educación de la Nación, se difundió un comunicado luego del cierre del encuentro virtual, en el que quedó plasmado que las restricciones que se tomen en los próximos días no deberían afectar el funcionamiento de los colegios, a pesar de los reclamos de los gremios y la convocatoria al paro realizado en la jornada de hoy, para reclamar la suspensión de las clases presenciales ante el incremento de contagios por coronavirus. “No podemos comenzar las restricciones cerrando las escuelas. Si tiene que haber una disminución de la presencialidad para restringir la circulación de personas, no debería implicar la suspensión absoluta de las clases en las aulas como primera medida. Se pueden administrar distintas medidas en torno a la asistencia en aquellas zonas que presenten mayor complejidad, considerando la menor unidad geográfica posible, ya que la escuela ha dado muestras de ser un espacio seguro”, sostiene.

Ante la consulta sobre esas “distintas medidas” que podrían aplicarse en las zonas donde hoy el riesgo epidemiológico es más alto, desde el Ministerio de Educación nacional no se dieron mayores precisiones sobre el posible esquema. Pero, según pudo saber LA NACION, se promueve por un lado solicitar a las familias que los chicos eviten tener encuentros extraescolares. Por otro lado, ante la eventual necesidad de suspender la presencialidad, la propuesta es que no cierren las escuelas, sino achicar los grupos de trabajo y que los establecimientos queden abiertos con guardias para, por ejemplo, la asistencia de chicos que no tienen conexión o un ambiente adecuado para estudiar.

“¿Cierran todo otra vez?” Cómo impacta en los más chicos la segunda ola de Covid

En la asamblea del CFE, Trotta repasó con todos los ministros los último datos de la plataforma Cuidar Escuelas, un sistema de información para la notificación de casos de Covid-19 en establecimientos educativos de todo el país, que confirmó, en coincidencia con lo que ya fue comprobado en otros países, que la incidencia de contagios en las escuelas es baja. La muestra analizada, que correspondió a 5926 establecimientos activos, a los que asisten un total de 1.429.190 estudiantes matriculados y 214.850 docentes y no docentes, indicó que sobre el total de estudiantes que concurren de manera presencial solamente se contagió un 0,16%; mientras que el 1,03% de los docentes dio positivo. “Trabajamos para contar con la información de manera constante y actualizada, sumando esa información a los análisis epidemiológicos que realiza el Ministerio de Salud sobre cada jurisdicción educativa y sanitaria de nuestro país”, dijo Trotta. “Lo que permite que la escuela siga siendo un lugar de bajo riesgo son los protocolos estrictos que hemos aprobado federalmente. Confiamos en la fiscalización de cada una de las jurisdicciones, como confiamos también en los equipos directivos de cada escuela para desplegar los protocolos en cada establecimiento”, concluyó.