Rusia dice que completó la retirada de la única capital regional ocupada en Ucrania

Por Tom Balmforth, Max Hunder y Jonathan Landay

POSAD-POKROVSKE/KIEV, Ucrania, 11 nov (Reuters) -Moscú anunció el viernes que sus fuerzas completaron su retirada de la estratégica ciudad ucraniana de Jersón, después de que Ucrania dijera que había recuperado docenas de asentamientos con minas terrestres abandonados por los rusos.

El Ministerio de Defensa ruso dijo que había finalizado la retirada de las tropas de la orilla occidental del río Dniéper, informó la agencia de noticias estatal rusa TASS, apenas dos días después de que Moscú anunciara la retirada.

No hubo comentarios inmediatos de Ucrania, pero el anuncio parece contradecir las informaciones ucranianas de que miles de efectivos rusos seguían en la orilla occidental del río.

El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, dijo el jueves a Reuters que Rusia tardaría al menos una semana en retirarse de Jersón. Estimó que Rusia todavía tenía 40.000 soldados en la región y dijo que los servicios de inteligencia mostraban que sus fuerzas permanecían en la ciudad y sus alrededores.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, dijo en un discurso durante la noche que las fuerzas ucranianas habían liberado 41 asentamientos a medida que avanzaban por el sur, lo que indica uno de los más rápidos y dramáticos cambios de control en casi nueve meses de guerra.

Reuters no pudo verificar el alcance del avance ucraniano, ni el estado de la retirada rusa.

Yaroslav Yanushevych, gobernador ucraniano de Jersón, publicó un vídeo en Telegram de soldados de la 59ª brigada motorizada caminando por el pueblo liberado de Blahodatne, que está a unos 20 kilómetros de Jersón, ondeando banderas ucranianas.

En la aldea de Posad-Pokrovske, a la que Reuters llegó unos 12 kilómetros más arriba en la carretera, los edificios destrozados y un camión destruido en la carretera a Jersón marcaban la antigua línea del frente. Una bandera ucraniana ondeaba sobre una parada de autobús con agujeros de bala.

Las casas y los edificios a ambos lados de la carretera estaban destruidos por los disparos de los proyectiles y las ramas destrozadas colgaban de los troncos de los árboles que bordeaban la carretera. Los soldados ucranianos ocupaban los puestos de control y saludaban a los vehículos militares ucranianos que pasaban por allí.

COLAPSO DEL PUENTE

Si aún quedan militares rusos en la orilla occidental del río Dniéper, Moscú debe encontrar la manera de ponerlos a salvo a través del ancho río bajo el fuego de los ucranianos que avanzan.

El puente Antonivskiy, ya dañado, el único paso por carretera desde Jersón a la orilla oriental del río Dniéper, controlada por Rusia, se derrumbó, según la emisora pública ucraniana, citando a residentes locales. Ello podría dificultar la huida de las tropas rusas y, al mismo tiempo, impedir que las tropas ucranianas las sigan al otro lado.

Es la tercera gran retirada rusa de la guerra y la primera que implica el abandono de una ciudad ocupada tan grande. Las fuerzas de Moscú fueron expulsadas en marzo de las afueras de la capital, Kiev, y en septiembre de la región nororiental de Járkov.

La provincia de Jersón es una de las cuatro que el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó haber anexionado a Ucrania a finales de septiembre. La pérdida de la capital regional parecería poner fin a los sueños expresados por algunos rusos de apoderarse de toda la costa ucraniana del mar Negro, aunque el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que el estatus de anexión de la región permanecía inalterado.

El analista militar ucraniano Yuri Butusov dijo que la ciudad de Jersón estaba al alcance de la artillería ucraniana y que las patrullas de reconocimiento ucranianas más cercanas estaban a menos de 18 kilómetros de la ciudad.

"Las fuerzas ucranianas están tratando de entrar en Jersón a hombros del enemigo en retirada", dijo. "En la zona de los cruces del río, donde se concentran las tropas rusas, se están produciendo tiroteos".

MINAS TERRESTRES

Los expertos en explosivos estaban acudiendo a las zonas retomadas a las fuerzas rusas para deshacerse de miles de minas terrestres sin explotar que dejaron atrás, dijo Butusov.

En su discurso, Zelenski dijo que quedaban 170.000 kilómetros cuadrados por desminar, incluidos los lugares donde todavía hay combates y "donde el enemigo añadirá minas terrestres antes de su retirada, como ocurre ahora con Jersón".

El gobernador ucraniano de la región, Yaroslav Yanushevych, dijo en Telegram que las tropas rusas se habían "llevado el equipamiento público, habían dañado las líneas eléctricas y querían dejar una trampa tras de sí".

Mijailo Podolyak, asesor de Zelenski, dijo el jueves que Rusia quería convertir Jersón en una "ciudad de la muerte", minando todo, desde apartamentos hasta alcantarillas, y planeando bombardear la ciudad desde el otro lado del río.

Rusia niega haber atacado deliberadamente a los civiles, aunque sus fuerzas han pulverizado ciudades ucranianas en un conflicto que ha matado a miles de personas y ha desplazado a millones.

Rusia disparó misiles durante la noche contra Mikoláiv, la gran ciudad ucraniana más cercana a Jersón, impactando en una zona residencial y matando a seis personas, informaron las autoridades ucranianas.

El alcalde, Oleksandr Senkevych, dijo el viernes que, tras el ataque ruso, los equipos de rescate estaban buscando supervivientes entre los escombros de un bloque de apartamentos. Un reportero de Reuters en la ciudad escuchó tres impactos, el primero alrededor de las 3 de la madrugada hora local.

Entre los muertos se encuentra un matrimonio cuya hija de 16 años sobrevivió porque dormía en otra habitación de su apartamento, dijo en Telegram Kyrylo Tymoshenko, jefe adjunto de la oficina del presidente ucraniano.

El ministro de Defensa ucraniano dijo a Reuters que no sabía cuándo terminaría la guerra, pero que tenía claro cómo acabaría.

"Será una victoria para Ucrania. Será (cuando) estemos en condiciones de desocupar o liberar todos los territorios ucranianos ocupados temporalmente hasta las fronteras de 1991, incluyendo Crimea, Luhansk y Donetsk", dijo Reznikov.

(Información de Jonathan Landay en Posad-Pokrovske, Tom Balmforth y Max Hunder en Kiev y las redacciones de Reuters; escrito por Grant McCool y Philippa Fletcher; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)