¿Triunfalismo? Crece en Chile el debate si fue prematuro celebrar el éxito de la vacunación

C. González
·3  min de lectura
Centro de vacunación en Santiago, Chile
MARTIN BERNETTI

SANTIAGO, Chile.- La primera piedra la tiró el exministro de Medio Ambiente de Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet, Marcelo Mena, quien a través de su cuenta de Twitter criticó el “triunfalismo” de la autoridad sanitaria frente a la pandemia. El jefe de la cartera de Salud, Enrique Paris, respondió a las críticas y desmintió que el gobierno hubiera hablado de “triunfalismo”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“La importancia de no transmitir triunfalismo. El error lo cometimos hace un año luego de primera cuarentena, y lo repetimos ahora de nuevo”. Estas fueron las palabras empleadas por Mena, en respuestas a un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cual da cuentas que la “vacunación no constituye la prevención ante el Covid-19”.

Fin de semana de tres días: España prueba la semana laboral de 32 horas

La respuesta de París llegó hoy. “Nosotros no hemos hablado de ‘triunfalismo’, todo lo contrario, lo que sí hemos mostrado son las cifras de nuestra campaña de vacunación y punto”, respondió el ministro de Salud.

Asimismo, París reiteró que “nadie ha hablado de triunfalismo y lo acabo de decir, no vamos a obtener la inmunidad de rebaño hasta fines de junio. Lo que ha dicho la OMS de que Chile es un ejemplo de cómo debe mantenerse la campaña de vacunación y, paralelamente, mantenerse las medidas de cuidado, si hasta el propio presidente lo acaba de decir”.

Canal de Suez: ¿puede pasar un bloqueo similar en el Canal de Panamá?

Por esto, el ministro hizo un llamado a la unidad y recalcó que “introducir esa muletilla del ‘triunfalismo’ no es lo correcto en un momento donde debemos estar todos unidos y trabajando por el mismo fin, que es la salud de nuestros compatriotas”.

A un ritmo impresionante desde comienzos de febrero, Chile ha vacunado a casi el 30% de su población con una dosis y un 15% con las dos. El logro de alcanzar uno de los primeros lugares en el ranking mundial de vacunados por población es celebrado por el gobierno de Sebastián Piñera y destacado por la prensa internacional. Y los chilenos se ilusionaron con la idea de comenzar a dejar atrás el coronavirus.

Pero las cifras de contagios, hospitalizaciones y muertes muestran una realidad difícil. El país no solo tiene una de las más altas tasas de mortalidad por Covid de América Latina -más de 1500 muertos por millón de habitantes, con un total de casi 30 mil fallecidos-, sino que registra la mayor cantidad de casos activos en lo que va de la pandemia y una preocupante tendencia al alza.

El sábado pasado marcó el récord de contagios diarios -7084 nuevos casos- y cada día mueren en promedio unas 100 personas: un fallecido cada 15 minutos. Con los hospitales desbordados, la ocupación de camas críticas cercana al 95% y el personal de salud al límite, el panorama se agrava. En la última semana, Chile fue el tercer país con mayor número de casos nuevos por habitantes en América Latina, después de Uruguay y Brasil, según cifras de Our World in Data.

El Mercurio/GDA