Triunfó el "si" a un nuevo gobierno de Conte en una votación online clave

Elisabetta Piqué

ROMA.- Habemus gobierno. En medio de un clima de gran suspenso, finalmente la votación online a la que se sometió el futuro de Italia a la que fueron convocados los militantes del populista Movimiento Cinco Estrellas (M5E) dio su veredicto. Y con más del 79% de los votos a favor, ganó el "sí" a la formación de un nuevo gobierno entre esta agrupación -que estuvo los últimos 14 meses aliada con con la ultraderechista Liga-, con el Partido Democrático (PD), de centroizquierda, que hasta ahora estuvo en la oposición.

Con una afluencia récord de 79.634 de los 117.194 afiliados a la plataforma digital Rousseau, creada hace años por el M5E para darle vida a la democracia directa, el voto online, certificó el nacimiento del denominado "Conte-bis". Es decir, de un nuevo gobierno encabezado por el primer ministro saliente, Giuseppe Conte, de 55 años.

Conte recibió la semana pasada de manos del presidente, Sergio Mattarella, el encargo de formar un nuevo gobierno, basado en la alianza entre el M5E y el PD, que se vio amenazada por esta votación online. De haber triunfado el "no", en efecto, a Mattarella no le hubiera quedado otra opción que llamar a elecciones anticipadas.

El resultado de la votación online -que tuvo lugar de 9 a 18 y terminó con el 79,3% por el sí y apenas un 20,7% por el no-, fue revelado por el sitio del M5E una hora y media después del cierre de la consulta. Minutos después el líder del M5E, Luigi Di Maio, en una conferencia de prensa mostró gran satisfacción ante el resultado, que definió "plebiscitario". "Estoy orgulloso de este método y de este gobierno", dijo, en un discurso en el que destacó "la democracia directa" de su movimiento y se jactó de que su agrupación finalmente le garantizó la estabilidad política a Italia. "Nosotros hemos asegurado en esta legislatura no sólo la estabilidad, sino también la continuidad del presidente del consejo de ministros (Conte)", subrayó.

"Giggino" Di Maio, de 33 años, también aprovechó para tirarle una nueva estocada a su ex socio, Matteo Salvini, ministro del Interior saliente. Lo acusó de "irresponsable" por haber desencadenado el 8 de agosto pasado una crisis de la que salió perdiendo.

Se espera que mañana Conte, tal como se dice en la jerga de las crisis parlamentarias italianas, "disuelva la reserva" con la que había aceptado el encargo de gobierno y "suba" al Palacio del Quirinal -sede de la presidencia- para presentarle a Mattarella la formación del nuevo gobierno. Este deberá jurar y luego someterse a un voto de confianza en el Parlamento.