Tristeza y emoción en la plaza de San Pedro y otras partes del mundo por la muerte de Benedicto XVI

REUTERS - GUGLIELMO MANGIAPANE

Cientos de fieles y turistas que se encontraban este sábado en la plaza de San Pedro en el Vaticano recibieron con tristeza y oraciones la noticia de la muerte del papa emérito Benedicto XVI, definido por uno de ellos como "un gran pontífice pese a las críticas". El entierro está previsto para el 5 de enero, un funeral solemne y a la vez sobrio, como el mismo Ratzinger deseaba, precisó el vocero papal, Matteo Bruni.

"Estoy muy triste", dijo a la AFP el italiano Davide Di Tommaso, de 30 años, de la región de Molise (sur), al enterarse del fallecimiento del expontífice, de 95 años, quien había renunciado a su cargo en 2013, en una decisión sin precedentes desde la renuncia de Celestino V en 1294.

"La primera reacción fue la de orar. Nos hemos dado la bendición y pedido por la salvación de su alma", contó el francés Charbel Youssef, que formaba parte de un grupo de peregrinos.

El tañido de las campanas resonó en la enorme explanada para anunciar el deceso, que se sabía inminente desde que papa Francisco pidiera el miércoles orar por su antecesor, quien se hallaba en un estado grave de salud.

Las campanas repicaron también en la iglesia de Trastevere y en otros barrios de la capital italiana, en honor del exobispo de Roma.

Para muchos creyentes y turistas, asistir el 5 de enero en la plaza de San Pedro al funeral de Benedicto, presidido por francisco, será un evento excepcional.

Benedicto XVI falleció este sábado, a la edad de 95 años, anunció el Vaticano.

"Con pesar doy a conocer que el Papa emérito Benedicto XVI ha fallecido hoy a las 09H34 horas, en el Monasterio Mater Ecclesiae del Vaticano", indicó el director del servicio de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni.

(Con la AFP)


Leer más sobre RFI Español