La triste imagen del desalojo de Guernica: una nena jugaba con los cartuchos de la policía

LA NACION
·2  min de lectura

Después de varias idas y vueltas, este jueves 4000 efectivos de las fuerzas de seguridad desalojaran los terrenos de Guernica que estaban usurpados desde julio. El fuerte operativo generó la resistencia de los ocupantes y al menos 35 personas fueron detenidas. Pero hubo un detalle cercano a las tierras de la disputa que retrata el momento que se vivió en esa zona del partido de Presidente Perón.

La cronista de TN, Cecilia Insinga, cubría la noticia cuando se acercó hasta una vivienda aledaña a los terrenos usurpados de Guernica. Ahí, entrevistó a un nene que relató cómo se despertó, muy temprano en la mañana, entre las pedradas y la balacera.

Pero el dato más doloroso de la nota quedó sintetizado en una imagen: la hermana del entrevistado jugaba arrodillada junto a los casquillos de balas de goma y a los cartuchos de los gases lacrimógenos disparados contra las personas que ocupaban el predio. Personas que se defendieron ante el avance de las fuerzas de seguridad con botellas, palos y piedras.

Matías tiene solo siete años, pero sabe muy bien lo que vivió en la madrugada de este jueves. A cámara, relató con lujo de detalles cómo se sintió. "Fue una situación feísima, tuvimos miedo de todo. Tiraban cascotes a la Policía y ellos respondían con balas de goma y granadas [gases lacrimógenos]. Me desperté sin saber qué era y escuché una banda de tiros muy fuertes", enumeró mientras su hermana jugaba con los cartuchos.

Video: la emocionante reacción de un perro al reencontrarse con su dueño tras 200 días

Ante los enfrentamiento, los vecinos del barrio 20 de Junio se cobijaron en sus casas. Algunos les permitieron a algunas familias desalojadas que ingresen a las viviendas mientras se extendía el enfrentamiento.

Los padres de los nenes dieron aún más detalles de la situación compleja que vivieron. La mamá se mostró preocupada porque el grupo de manifestantes se había ido hacia la casa de Blanca Cantero, la intendenta de Presidente Perón. Por su parte, el papá de los nenes explicó que los ocupantes habían ingresado a distintas viviendas que están en construcción para robar materiales y usarlos como cascotes contra las fuerzas de seguridad.

Sobre el final de la nota, una declaración del hermano mayor dejó a los presentes y a los televidentes sin palabras. "La Policía se va a quedar acá 15 días a cuidarnos porque tal vez puedan venir de vuelta", opinó.