Trinidad y Tobago conmemora dividido su 60 aniversario de la independencia

·2  min de lectura

San Juan, 31 ago (EFE).- Trinidad y Tobago celebró este miércoles su 60 aniversario de independencia del Reino Unido con el regreso del tradicional desfile militar, tras dos años suspendido por la pandemia, y con claras muestras de la división política reinante.

El Gobierno trinitense organizó una serie de actividades culturales e invitó al primer ministro de Jamaica, Andrew Holness, cuyo país también conmemoró a principios de este mes su 60 aniversario de independencia.

En un discurso a la nación, la presidenta Paula Mae Weekes advirtió que el país se encuentra en una encrucijada y "necesita desesperadamente encontrar el buen camino".

Weekes dijo que 60 años han sido tiempo suficiente para desarrollar "madurez, sabiduría, fortaleza, discernimiento y paciencia."

Por ello, expresó su inquietud por los altos índices de criminalidad, división política, desempleo y pobreza que sufre el país.

Mucho más optimista se mostró el primer ministro Keith Rowley, quien afirmó en su mensaje que en los últimos 60 años Trinidad y Tobago ha dado "grandes pasos" en su desarrollo.

"Hemos pasado de una economía subdesarrollada a un Estado altamente industrializado, con una fuerza laboral educada que respalda un sector de servicios sofisticado y especializado", detalló.

"No se trata solo de política partidista, sino de construir una nación. Debemos reconocer nuestros éxitos y permitir que nos fortalezcan para lidiar con nuestros fracasos mientras hacemos el viaje de la nación", agregó.

En alusión a la oposición política, Rowley criticó que hay en el país "detractores perpetuos" con una visión negativa "contraproducente".

"Somos un gran lugar y nuestra rojiblanca y negra (la bandera nacional) nos cubre a todos en cada circunstancia. Acepte la responsabilidad, sienta el orgullo", subrayó.

También ofreció este miércoles un mensaje la líder de la oposición, Kamla Persad Bissessar, quien recordó que hace 60 años Trinidad y Tobago rechazó como pueblo "aceptar el dominio colonial".

"Mientras reflexionamos sobre nuestro viaje desde que logramos la independencia, notamos que si bien hay muchas cosas de las que podemos estar orgullosos, la cruda realidad es que nuestra nación todavía se encuentra bajo un régimen opresivo", afirmó.

A su juicio, con el gobernante Movimiento Nacional del Pueblo (PNM) de Rowley al frente de los asuntos del país durante más de 40 años, Trinidad y Tobago "se ha deteriorado".

Persad Bissessar, quien se desempeñó como la primera mujer primera ministra del país entre 2010 y 2015, hizo referencia a los logros obtenidos durante su mandato.

"Vimos un crecimiento económico y prosperidad significativos, menores tasas de criminalidad y una mejor calidad de vida en general", explicó.

Trinidad y Tobago obtuvo la independencia en 1962 y se convirtió en una república en 1976, rompiendo así sus lazos con la Corona británica.

Tiene un alto PIB per cápita y, a diferencia de otras naciones del Caribe, no depende del turismo sino que tiene industria, especialmente petrolera y productos petroquímicos gracias a sus importantes reservas de petróleo y gas. (foto)

(c) Agencia EFE