Tribunal ratifica la condena para Michelle Carter en caso de suicidio con mensajes de texto

Una mujer de Massachusetts acusada de ejercer coerción sobre su novio por mensajes de texto hasta que este se suicidó, cumplirá su sentencia completa de acuerdo a la ratificación del tribunal superior del estado.

La sentencia de 15 meses dictada en 2017 para Michelle Carter por homicidio involuntario fue puesta en suspensión mientras el Tribunal Judicial Supremo revisaba su apelación.

Fue a raíz de que la defensa alegara que su comportamiento verbal estaba protegido por la libertad de expresión contemplada en la Primera Enmienda de la Constitución y que la muerte de Conrad Roy III en 2014 fue el resultado de sus propias acciones.

Michelle Carter durante su sentencia por homicidio involuntario en 2017. Fue condenada por animar a su novio, Conrad Roy III, a suicidarse en julio de 2014 (ASSOCIATED PRESS).

Finalmente, el tribunal afirmó que lo que causó la muerte de Carter fue la repetida incitación al suicidio de una “persona vulnerable”, aun cuando él se mostraba reticente.

“El delito de homicidio involuntario proscribe las conductas imprudentes o sin sentido que causan la muerte a otra persona. El estatuto no hace referencia a restringir o regular lo que se habla, y mucho menos a hablar de un contenido o punto de vista particular”, declaró el tribunal en su fallo del miércoles. “Por tanto, no solo estamos castigando las palabras, tal y como afirma la acusación, sino las palabras imprudentes o sin sentido que causan la muerte”.

Las pruebas presentadas en contra de la defendida probaron que, debido a su conducta imprudente o sin sentido, provocó la muerte de la víctima a través del suicidio.

“Las pruebas en contra de la defendida probaron que, debido a su conducta imprudente o sin sentido, provocó la muerte de la víctima a través del suicidio”, concluyó el tribunal.

El tribunal permitió a la chica de 22 años permanecer en libertad mientras se revisaba el caso.

Carter tenía 18 años en aquel momento y animó a Roy, de 18, a suicidarse usando el monóxido de carbono de su camioneta en una zona de estacionamiento de Fairhaven en julio de 2014.

Cuando Roy repensaba lo que iba a hacer, Carter le escribió que “volviera” a su camioneta y que terminara lo que había planeado hacer, eso dijo el Tribunal Juvenil del condado de Bristol.

Carter, en una foto de 2017 junto a su abogado defensor Joseph Cataldo, escucha su sentencia de 15 meses de prisión por homicidio involuntario (ASSOCIATED PRESS).

“No más postergarlo. No más esperar”, escribió en aquel momento.

Cuando Roy expresó su preocupación sobre cómo llevaría su familia su muerte, Carter le dijo que “lo superarán y se mudarán”, decían los mensajes de texto mostrados en el Tribunal Judicial Supremo.

“No se van a deprimir, yo no dejaré que ocurra”. Ellos saben lo triste que estás y saben que lo vas a hacer para ser feliz, y creo que lo comprenderán y aceptarán”, dijo. “¡Es el momento correcto y tú estás listo, solo tienes que hacerlo! No puedes seguir viviendo de esta manera”.

Fue condenada por homicidio involuntario en 2017 y se ordenó que cumpla 15 meses de una sentencia de dos años y medio.

Carter también se enfrenta a una demanda por valor de 4,2 millones de dólares por muerte ilícita en el Tribunal Superior del condado de Norfolk que fue interpuesta por la madre de Roy.

Nina Golgowski

HuffPost