Tribunal israelí condena a 12 años de cárcel a exdirector de oenegé World Vision en Gaza

·3  min de lectura

Un tribunal israelí condenó este martes a 12 años de cárcel a Mohamed Halabi, a un exdirector palestino de la oenegé World Vision en la Franja de Gaza, por desvío de fondos hacia el movimiento islamista armado Hamás.

Halabi había sido declarado culpable en junio de haber beneficiado con decenas de millones de dólares a Hamás, que gobierna la Franja de Gaza.

El tribunal del distrito de Beerseba (sur) lo consideró también culpable de pertenencia a un grupo "terrorista" y de haber "transmitido informaciones al enemigo", según la decisión pronunciada este martes y consultada por AFP.

En los 12 años de pena el tribunal ya incluye los seis últimos que Halabi pasó detenido antes del proceso, ya que fue arrestado en junio de 2016.

A lo largo de todo el caso, Halabi se declaró inocente y su abogado denunció un "proceso político" contra su cliente.

Su antigua oenegé aseguró tras una auditoría interna que el acusado no había desviado ningún monto a Hamás, un movimiento considerado "terrorista" por Israel y numerosos países occidentales.

"Él ha dicho que era inocente. No ha hecho nada y no hay ninguna prueba contra él. Al contrario, ha demostrado al tribunal (...) que se aseguró que ninguna suma fuera transferida a Hamás", dijo el martes su abogado Maher Hanna.

"Mohamed contaba con la justicia y pensaba que a fin de cuentas la justicia iba a prevalecer", añadió el abogado, que piensa recurrir la decisión.

- Un proceso secreto -

Sharon Marshall, representante de la organización estadounidense World Vision, dijo ante el tribunal que el proceso es "decepcionante y contradice los hechos y las pruebas".

"Apoyamos plenamente la decisión de Mohamed de recurrir la sentencia y le pedimos a la Corte Suprema" de Israel un "proceso justo y transparente, agregó la representante de esta oenegé cristiana de unos 40.000 empleados en todo el mundo.

Otra investigación iniciada por Australia, que había interrumpido sus numerosas donaciones a los palestinos y a World Vision tras la detención de Halabi, también indicó que nada apuntaba a un desvío de fondos.

Todo el proceso judicial ha estado rodeado de secretismo que Israel explicó por motivos de seguridad.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresó sus "grave preocupación" sobre este caso, apuntando a "una falta de pruebas" y el "incumplimiento de normas internacionales para un proceso justo".

Estados Unidos afirmó que tenía en cuenta "las preocupaciones de la ONU y la oenegé sobre las garantías de un proceso justo" pero se abstenía de comentar la sentencia.

"Hemos expresado a Israel nuestras profundas preocupaciones sobre la duración de este juicio", dijo a la prensa el portavoz del Departamento de Estado, Vedant Patel.

Desde Gaza, la madre de Halabi denunció "una injusticia".

"¿Dónde está la comunidad internacional y dónde están los derechos humanos de Mohamed?, planteó relatando que su hijo estuvo en detención durante seis años con base a una información que es secreta.

Para Omar Shakir, director de la oenegé Human Rights Watch para Israel y Territorios Palestinos, "encarcelarlo durante otros seis años es sencillamente cruel e inhumano".

cgo-gl/bfi/dbh-an/es/yow