Tribunal iraquí falla que no puede disolver Parlamento

·2  min de lectura
Partidarios del clérigo chií Muqtada al-Sadr en una protesta en el parlamento en Bagdad el 4 de agosto del 2022. (Foto AP/Anmar Khalil) (ASSOCIATED PRESS)

BAGDAD (AP) — El máximo tribunal iraquí falló el miércoles que no tiene el derecho legal de disolver el Parlamento, una decisión muy anticipada que agrava la crisis política que ya lleva 11 meses.

El fallo del Tribunal Supremo Federal estipula que el tribunal no tiene la autoridad, bajo la constitución iraquí, de disolver a la legislatura, una de las demandas del influyente clérigo chií Muqtada al-Sadr.

El bloque de al-Sadr obtuvo la mayor cantidad de votos en las elecciones parlamentarias de octubre pasado, pero no ha podido formar una coalición de gobierno. Sus seguidores irrumpieron en el Parlamento a fines de julio para impedir que sus rivales, grupos chiíes respaldados por Irán, formen un gobierno.

Seguidamente, estallaron protestas, manifestaciones en contra de esas protestas, sentadas y choques con las fuerzas de seguridad, lo que ha impedido la formación de un gobierno.

Al-Sadr ahora ha estado pidiendo la disolución del Parlamento y la convocatoria a elecciones adelantadas y se encuentra enfrascado en una pugna de poderes con sus rivales proiraníes.

La decisión del tribunal —que había postergado el fallo debido a temores de más inestabilidad—rechaza en efecto las demandas de al-Sadr y agrava el impasse entre el clérigo y sus rivales. Deja el asunto en manos de los legisladores iraquíes, que potencialmente podrían reunirse y disolver la legislatura, pero al-Sadr rechaza eso.

Tras el fallo, las fuerzas de seguridad iraquíes cerraron los portones que dan a la llamada Zona Verde de Bagdad, donde están las dependencias del gobierno, anticipando una reacción de los seguidores de al-Sadr.

La semana pasada, por lo menos 30 personas murieron durante dos días de choques entre partidarios de al-Sadr y fuerzas de seguridad, lo que dejó a Irak al borde de una guerra civil. Las hostilidades cesaron cuando al-Sadr ordenó a sus partidarios retirarse.

Los rivales de al-Sadr en el llamado Marco de Coordinación —una alianza formada mayormente por partidos chiíes proiraníes— dicen que no se oponen a elecciones tempranas, pero insisten en que el Parlamento se reúna para aprobar una nueva ley electoral y disolverse.

Al-Sadr se opuso a ello y pidió al máximo tribunal ordenar la disolución del Parlamento, pero debido a que ninguna de las partes está dispuesta a ceder sobre los mecanismos para convocar a elecciones, la crisis seguramente empeorará.