Tribunal francés habilita extradición a Argentina de represor de última dictadura militar


Beatriz Cantarini, madre de Hernán Abriata, detenido y desaparecido en 1976, espera la decisión del Tribunal de Casación de París sobre la extradición del expolicía Mario Sandoval, el 9 de abril de 2014 frente a la embajada francesa en Buenos Aires (AFP/Archivos | Daniel García)

PARÍS, 24 mayo (Reuters) - Una corte de Francia autorizó el jueves la extradición a Argentina del expolicía Mario Sandoval, acusado de crímenes de lesa humanidad durante la sangrienta dictadura militar que sufrió el país sudamericano entre 1976 y 1983.

Sandoval, que viajó a Francia tras el final de los siete años más cruentos de la historia reciente argentina y que obtuvo la ciudadanía francesa en 1997, está acusado por fiscales de la nación austral de más de 600 violaciones a los derechos humanos, incluidas torturas.

Beatriz Cantarini de Abriata, cuyo hijo desapareció en 1976 durante la dictadura argentina, en una manifestación ante la emajada francesa aguardando una decisión sobre una apelación en el caso del expolicial Mario Sandoval, en Buenos Aires, el 9 de abril de 2014. (AFP | DANIEL GARCIA)

El dictamen del jueves de la Corte de Casación francesa termina con cinco años de periplo legal. Ahora resta que el Gobierno de París firme el decreto que habilita la extradición de Sandoval.

"Es hora de que Mario Sandoval enfrente la justicia de Argentina", dijo Sophie Thonon-Wesfreid, abogada representante de Buenos Aires.

El defensor de Sandoval dijo a Reuters que la decisión de la justicia francesa era una "desilusión".

Exmiembro de la policía federal argentina, Sandoval está acusado de cometer delitos en un centro clandestino de detención donde era especialista en combatir "elementos subversivos". Él niega los cargos.

Unas 30.000 personas fueron asesinadas durante la dictadura militar que gobernó Argentina tras un golpe de estado en 1976, según cifras confirmadas por organizaciones de derechos humanos, muchas de las cuales fueron secuestradas, torturadas e incluso arrojadas vivas al mar.

 

 

(Reporte de Simon Carraud; Escrito por Richard Lough; Editado en español por Ana Laura Mitidieri)