Trenes británicos, al borde de su mayor huelga en décadas

·3  min de lectura
Un tren llega a la estación de Hunts Cross en Liverpool, Inglaterra, el lunes 20 de junio de 2022. Sindicatos y empresas ferroviarias en Gran Bretaña tenían previsto celebrar el lunes conversaciones de último momento en medio de menguantes esperanzas de evitar la mayor huelga de ferrocarriles del país en décadas. (Peter Byrne/PA via AP) (ASSOCIATED PRESS)

LONDRES (AP) — Gran Bretaña enfrenta su huelga ferroviaria más grande en décadas después de que las conversaciones de último minuto entre el sindicato y las compañías ferroviarias no lograron llegar el lunes a un acuerdo sobre salarios y seguridad laboral.

Hasta 40.000 trabajadores de limpieza, señalización, mantenimiento y estaciones tenían previsto hacer paros tres días esta semana, el martes, jueves y sábado, en una disputa por salarios y seguridad laboral en un contexto de inflación disparada.

El Sindicato Ferroviario, Marítimo y de Transporte calificó de “inaceptable” la última oferta de los empleadores y dijo que “la huelga programada para esta semana seguirá adelante”.

Se prevé que la huelga paralizará la red ferroviaria en todo el país, y afectara también a servicios del Metro de Londres con un paro el martes.

Millones de personas en Gran Bretaña, como en el resto de Europa, han visto cómo se dispara el coste de la vida. Los salarios no han seguido el ritmo de la inflación, que ha alcanzado un 9% y se espera que siga subiendo, mientras la guerra de Rusia en Ucrania presiona los suministros de energía y alimentos básicos, como el trigo. Los precios ya estaban subiendo antes de la guerra, ya que la recuperación económica global del COVID-19 impulsa la demanda del consumidor.

Al mismo tiempo, las cifras de pasajeros en Gran Bretaña sigue por debajo de las cifras anteriores a la pandemia y las empresas ferroviarias intentan recortar gastos y personal.

Las negociaciones para resolver la disputa se han derrumbado y los sindicatos pidieron al gobierno que se implicara. Acusan al gobierno conservador del primer ministro, Boris Johnson, de quedarse al margen para poder culpar a los sindicatos, y al opositor Partido Laborista, de centroizquierda, por las complicaciones de una huelga.

Los sindicatos afirman que el gobierno, que establece las normas de funcionamiento de las empresas ferroviarias y posee la operadora de infraestructura Network Rail, no ha dado a las empresas flexibilidad suficiente para ofrecer una subida de salarios sustancial.

“Esto es un asunto entre los empleadores —las empresas operadoras de los trenes y Network Rail— y los sindicatos”, dijo el ministro del Tesoro, Simon Clarke.

Los trabajadores, dijo, deberían recibir “un aumento de sueldo perceptible”, aunque añadió que un aumento excesivo impulsaría la inflación aún más.

El secretario general del Sindicato Ferroviario, Marítimo y de Transporte, Mick Lynch, dijo que esperaba que otros sectores hicieran huelga este año.

“Creo que habrá muchos sindicatos que están votando en todo el país porque la gente ya no puede más”, dijo a Sky News. “Tenemos gente con empleos a tiempo completo que tiene que recurrir a subvenciones del estado y utilizar bancos de alimentos. Esto es una desgracia nacional”.

Para aumentar las complicaciones de desplazamientos, el Aeropuerto de Heathrow dijo que había pedido a las aerolíneas que despegaban desde sus terminales 2 y 3 que redujeran un 10% de sus vuelos el lunes. La petición se hizo tras reportes el viernes sobre un enorme atasco de equipajes acumulados en el aeropuerto londinense.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.