"Tren Maya es el mayor corredor cultural que se ha creado"

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 7 (EL UNIVERSAL).- Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, afirmó que ahora sitios como la Zona Arqueológica Palenque, ubicada en Chiapas, podrá ser visitada gracias el megaproyecto del Tren Maya, al que calificó como el "mayor corredor cultural que se haya creado", durante la inauguración del Pabellón Reina Roja, del Museo de Sitio Alberto Ruz L’huillier.

La inauguración se llevó a cabo este mediodía, en presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, la secretaria Frausto, el director del INAH, Diego Prieto; el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López; el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, así como los Arnoldo González Cruz y Miguel Ángel Vázquez Mercado.

Con respecto a la Reina Roja, Frausto señaló que la mujer de época prehispánica será el "símbolo ancestral de la mujer contemporánea". Además, en repetidas ocasiones dio las gracias al Presidente "por haber luchado por la libertad que ahora se ejerce y no sólo se anhela".

En su intervención, el director del INAH, Diego Prieto recordó que el hallazgo arqueológico de Tz'akbu Ajaw, mejor conocida como la Reina Roja, en 1994, se dio cuando se hacían los trabajos arqueológicos en el templo XIII de Palenque, anexo al Templo de las Inscripciones.

El objetivo inicial, detalló el antropólogo, era conocer la secuencia constructiva y la forma como fue edificado el basamento. Sin embargo, durante las excavaciones fue localizado un pasaje abovedado que conectaba a una subestrcutura integrada por tres cámaras alineadas de este a oeste.

"La cámara central fue utilizada para depositar un entierro dentro de un sarcófago monolítico, acompañado de un singular conjunto de ofrendas. El análisis inicial dijo que se trataba de un entierro femenino, cubierto de cinabrio o sulfuro de mercurio de color intenso y un ajuar con numerosas piezas distintivas alrededor de la osamenta", indicó Prieto.

El 18 de abril de 1994 fue descubierta la tumba. A falta de información, los restos óseas fueron bautizados como Reina Roja, "por poseer los atributos de un alto dignatario y por el color del cinabrio".

Los estudios posteriores permitieron precisar que se trataba de la señora Tz'akbu Ajaw, a quien las evidencias señalan como la consorte de Pakal el Grande.

Aunado a ello, una serie de inscripciones, permitieron identificar que no era originaria de Palenque, sino lugar de Ox Te'K'uh, "El lugar de los Dioses del Árbol", cuya localidad no ha sido ubicada arqueológicamente, aunque existen indicios de que estaba situada al oeste de Palenque, entre las llanuras de Tabasco y las estribaciones de la sierra norte de Chiapas.

Diego Prieto también recordó algunos detalles del hallazgo, como que la mujer fue enterrada con un tocado conformado por 103 teselas y que una poseía máscara de 116 piezas, de las cuales 110 son de malaquita, dos de obsidiana y cuatro de jadeíta blanca.

Agregó que en 1997, los restos óseas de la Reina Roja y los de sus acompañantes fueron enviados a los laboratorios de Antropología Física del INAH en la Ciudad de México y a finales de 2002 se obtuvieron resultados. A finales de ese mismo año se concluyó la restauración de la máscara facial de malaquita y de la pequeña máscara de mosaico.