Trayectoria de 50 años y un Ariel: así fue Ernesto Yáñez

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 18 (EL UNIVERSAL).- Ernesto Yáñez pensaba que, si un actor entraba aterrado a un set o escenario, le daría un infarto y se lo llevaría una ambulancia. Así que lo mejor era aprender a controlarse porque era humano sentir nervios en el medio.

"Eso lo aprendí de un maestro que tuve", decía en pláticas con amigos.

Este jueves anterior, el histrión con 50 años de carrera, más de 60 producciones entre cine y televisión como "Principio y fin", "Ciudades oscuras" y "Bajo un mismo rostro", falleció por Covid-19.

Si en Así es la vida interpretó a "La Marrana", dueño de un inmueble que protege a su hija de una curandera; en "El coronel no tiene quien le escriba", basada en la novela de Gabriel García Márquez, encarnó a "Don Sabas", mejor amigo del militar, quien nunca fue perseguido político.

Fue un hombre turbio en "Ciudades oscuras" y el "Patilludo" en "El imperio de la fortuna", la cinta en donde las peleas de gallos y el dinero son el eje central, trabajo que la valió en 1987 el premio Ariel en Coactuación Masculina.

"Da mucha pena porque era un actor único, no había otro como él, tuve la suerte de trabajar en Pastorela y era de mucho dominio, una voz potente, trato firme y frontal, divertido, imponente", recuerda Joaquín Cosío.

En la película navideña de Emilio Portes, Yáñez era el hombre que, sin grandes aspavientos, sembraba discordia entre los participantes de la representación del nacimiento.

La telenovela "Alcanzar una estrella", "Los miserables" y "Hora marcada" lo tuvieron en su reparto.

"Es una figura relevante de la industria del cine y la televisión, una historia larga y eso lo daba ese tipo tan imponente, un actor que hizo de todo, era alguien experimentado y con mucha energía", cuenta Cosío.

"Una perdida más que se cobra en estos tiempos nefastos, pero creo tenía un lugar ya ganado en la historia del cine", considera.

Yáñez había sido reportado delicado de salud desde la semana pasada. Estaba siendo atendido en su hogar, porque un hospital, había indicado la Asociación Nacional de Actores, era más riesgoso por su estado.