‘Traumatizados y aterrorizados’: Los supervivientes de la oleada mortal de Astroworld ‘lucharon por sus vidas’

·9  min de lectura

Vinieron de todas partes de Houston y más allá, llegando hasta 12 horas antes para asegurarse un lugar cerca del escenario y vivir de cerca una de las actuaciones llenas de furia por las que es conocido Travis Scott.

Niños de apenas 10 años, amigos de la escuela secundaria y jóvenes profesionales que celebraban el regreso de los festivales en estadios se agolparon en el NRG Park de Houston a primera hora del viernes.

Se calcula que el número de asistentes fue de 50.000, pero las imágenes de vídeo mostraron a cientos de personas saltando los torniquetes, mientras la seguridad parecía casi inexistente.

Pero algo fallaba. El jefe del Departamento de Policía de Houston, Troy Finner, dijo que sintió que se estaban gestando problemas antes de la actuación del viernes e intentó advertir a Scott y a su jefe de seguridad de sus preocupaciones en una reunión privada el viernes por la tarde.

La pandemia mundial y la “tensión social” se habían combinado para crear un ambiente combustible en el estadio de Houston, dijo Finner a los organizadores, y les pidió que no avivaran más las tensiones.

A las 8:30 pm, un reloj de 30 minutos inició la cuenta atrás para las 9:00 pm, cuando el rapero local debía subir al escenario.

La expectación se convirtió rápidamente en miedo, ya que la gente empezó a abrirse paso hacia la parte delantera.

En el momento en que Scott salió al escenario, se produjo una oleada frenética hacia el frente.

Ola tras ola de cuerpos se lanzaron hacia delante, pisoteando a cualquiera que no pudiera soportar el peso de su cuerpo. Los cuerpos fueron aplastados bajo los pies en el hervidero de la humanidad, mientras otros jadeaban tratando de mantenerse en pie.

Un superviviente dijo que sentía que se estaba “ahogando”.

Los desconocidos acudieron a socorrer a los que se habían desmayado por falta de oxígeno.

Algunos suplicaron que se suspendiera el concierto, pero dicen que sus peticiones fueron ignoradas por el personal del festival.

“Sólo necesito respirar.”

Diana Amira fue una de las personas que se desmayó en el festival (TikTok.com)
Diana Amira fue una de las personas que se desmayó en el festival (TikTok.com)

Diana Amira, de 19 años, llegó al estadio temprano y esperó casi 12 horas para conseguir un lugar cerca de la parte delantera.

Dijo a NBC News que unos 90 minutos antes de que Scott saliera al escenario la multitud se puso en pie, y se dio cuenta de que la gente estaba tan apretada que le costaba respirar.

Amira recuerda la oleada de energía que se produjo cuando Scott subió al escenario, e intentó armarse de valor.

“Me dije a mí misma que este era el momento para el que me había preparado, que solo tenía que respirar”, declaró Amira.

“Pero... mi caja torácica estaba tan aplastada que no podía expandir mis pulmones para coger aire.”

Casi tan pronto como Scott subió al escenario, se desmayó. Dice que solo sobrevivió porque la gente a su alrededor la ayudó a mantenerse en pie.

TK Tellez, de 20 años, mencionó a CNN que cuando Scott salió a interpretar su primera canción, vio que la gente se desmayaba a su alrededor.

“Todos gritábamos pidiendo ayuda y nadie nos ayudaba ni nos escuchaba. Fue horroroso. La gente gritaba por su vida y no podía salir. Nadie podía mover un nervio.”

 (CNN courtesy of Tellez family)
(CNN courtesy of Tellez family)

La multitud comenzó a corear “Detengan el espectáculo”, pero siguió adelante.

Scott reportó que no pudo escuchar o ver el desarrollo de la tragedia debido a la pirotecnia, las luces estroboscópicas y el ruido.

Durante la retransmisión en directo de la actuación, se le pudo ver detenerse en varias ocasiones, pidiendo a alguien que ayudara a las personas que se habían desmayado entre la multitud.

Los funcionarios declararon un evento con víctimas masivas a las 21:38, pero el rapero continuó actuando hasta alrededor de las 22:15.

“Travis Scott tenía un pequeño tiempo entre canción y canción, y gritábamos nuestras cuerdas vocales para que alguien nos oyera, pero nadie lo hizo”, expresó Tellez a CNN.

“El festival de este año se me quedará grabado para siempre. Nunca había visto morir a alguien enfrente de mí. Fue horrible.”

“No había nada que pudiera hacer”

Billy Nasser aseveró a CNN que también intentó ayudar a la gente que estaba “luchando por su vida”.

“Levanté a un chico y sus ojos se desviaron hacia la parte posterior de su cabeza, así que comprobé su pulso. Sabía que estaba muerto”, dijo Nasser.

“Revisé a la gente que me rodeaba. Y tuve que dejarlo allí, no podía hacer nada. Tuve que seguir adelante.”

Cody Hartt escribió en Twitter cómo suplicó al personal del festival que se suspendiera el espectáculo.

“Grité pidiendo ayuda muchas veces, alerté a la seguridad, pregunté a todo el mundo en la multitud si había alguien que estuviera certificado en RCP. Todas las llamadas quedaron sin respuesta”, escribió Hartt.

“Me dijeron: ‘ya lo sabemos, y no podemos hacer nada para detener el espectáculo, están transmitiendo en directo’. Asqueroso”.

Entre las desgarradoras historias que surgieron en el Festival Astroworld está la de Madeline Eskins, una enfermera de la UCI de 23 años que vive en Houston.

“Nada podría haberme preparado para lo que vi. Trabajo en la UCI, veo morir a gente cada semana. Pero fue una auténtica locura”, expresó Eskins a The Daily Beast.

“Estaba a punto de decirle a mi novio que le dijera a mi hijo que le quería, porque realmente pensaba que no iba a volver a verlo. Y antes de poder decir nada, me desmayé.”

Cuando recuperó el conocimiento, Eskins mencionó que empezó a intentar ayudar a otros heridos, y vio a un hombre tendido en el suelo.

“Me di cuenta de que uno de los hombres que llevaban tenía muy mal aspecto”, declaró. “Y le paré y le dije: ‘Oye, ¿has comprobado el pulso?’. Y el guardia de seguridad respondió: ‘No sé cómo.’ Y le dije: ‘Soy enfermera de la UCI. Deja que te ayude’.”

Eskins aseveró que cuando comprobó el pulso el hombre no respiraba, y le dijo al guardia de seguridad que lo llevara directamente a una tienda médica.

Permaneció en el hospital de campaña clasificando a los pacientes hasta que los últimos fueron cargados en las ambulancias.

No podía respirar

“Nunca había tenido tanto miedo por mi vida”, declaró otra superviviente, Kaia Redus, de 19 años, sobre su experiencia en Astroworld.

Ella y su amigo y Zachary Scott, que estaban tomándose selfies cuando el ambiente se volvió de repente oscuro cuando un temporizador de 30 minutos empezó a contar el tiempo que faltaba para que Scott subiera al escenario.

“En cuanto el cronómetro llegó a cero, todo el mundo de atrás empezó a tratar de empujar hacia el frente. No podía respirar”, dijo Zachary Scott.

Kaia Redus y Zachary Scott (ABC)
Kaia Redus y Zachary Scott (ABC)

Los amigos se encontraban entre las docenas de personas que buscaron atención médica tras quedar magullados y golpeados por la experiencia.

“Veías a gente como tumbada sobre la persona con la que estaba, con la boca abierta. Veías a gente cubierta de vómito”, añadió Redus.

La pareja dijo que apenas salió con vida y culpó a los organizadores del festival de haber organizado un “concierto infernal”.

Jeffrey Schmidt asistió al espectáculo del NRG Park con su mejor amigo Casey Wagner, y recordó cómo le resultaba cada vez más difícil respirar cuando el reloj de 30 minutos en el escenario empezaba a contar.

“Casey y yo decidimos hacer lo posible por salir de la multitud lentamente. No sabíamos que el infierno estaba a punto de desatarse. La gente empezó a desmayarse y a caer al suelo”, dijo Schmidt a CNN.

Jeffrey Schmidt y Casey Wagner (CNN)
Jeffrey Schmidt y Casey Wagner (CNN)

“Casey, yo y otros miembros de la multitud intentamos frenar a la multitud para que no los pisoteara. Pero la fuerza de la multitud era demasiado poderosa, y la gente empezó a caer sobre ellos, incluidos Casey y yo”, añadió.

Los amigos se separaron al quedar atrapados bajo los montones de cadáveres, y dicen que intentaron ayudarse mutuamente.

Schmidt dijo que entró en “modo de supervivencia total”.

“Lo único que oía era a la gente gritando y pidiendo ayuda”, dijo. “Perdí toda esperanza y pensé que iba a morir allí mismo porque no podía sacar las piernas. Luché por mi vida.”

Finalmente, los dos lograron salir del mortal aplastamiento “aterrorizada y traumatizada”.

“Pensé que no iba a volver a ver a mi mejor amigo, la vida no parecía real”, dijo a CNN.

Ryan MacLeod, abogado de otro asistente al concierto, dijo que su cliente sentía que se estaba “ahogando”.

El cliente, un hombre de 35 años no identificado, se encuentra entre la docena de asistentes heridos que han presentado demandas contra Scott y los organizadores del concierto, Live Nation.

“Está el dolor físico, pero aún más grande... es el trauma emocional de esto, la cicatriz emocional, ese tipo de dolor silencioso”, dijo McLeod a KHOU-TV.

“Sentía que se ahogaba, sentía que no podía respirar. Luego, fue pisoteado y hubo un héroe, como resultaron ser muchos de estos asistentes al concierto, que pudo levantarlo y sacarlo a salvo.”

Tras el suceso de “víctimas masivas”, 17 personas fueron trasladadas al hospital, 11 de ellas tras sufrir un paro cardiaco.

Otros cientos fueron atendidos en un hospital de campaña que se instaló en NRG Park.

Hasta el lunes, más de una docena de supervivientes habían presentado demandas alegando que los organizadores no proporcionaron suficiente personal de emergencia y se negaron a suspender el espectáculo cuando se hizo evidente que se estaba produciendo un siniestro masivo.

Las ocho víctimas han sido identificadas por sus familiares como John Hilgert, de 14 años; Brianna Rodríguez, de 16; Franco Patino, de 21; Jake Jurinek, de 20; Axel Acosta, de 21; Danish Baig, de 27; Rudy Peña, de 23; y Madison Dubiski, de 23.

Cinco de las víctimas son de Texas, dos viajaron a Houston desde Illinois y otra llegó desde Washington.

Scott ha ofrecido sus condolencias a las víctimas y el lunes anunció que cubriría todos los precios del funeral.

“Travis sigue en conversaciones activas con la ciudad de Houston, las fuerzas del orden y los primeros intervinientes locales para conectar de forma respetuosa y adecuada con las personas y las familias de los implicados”, dijo en un comunicado.

“Estos son los primeros de los muchos pasos que Travis planea dar como parte de su compromiso personal de ayudar a los afectados en su proceso de duelo y recuperación”, dice el comunicado.

Los organizadores del Astroworld han ofrecido reembolsos a todos los asistentes.

Además de las demandas civiles, dos investigaciones penales distintas están investigando el evento con víctimas masivas.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.