"Nos han tratado muy mal", acusa la madre

·1  min de lectura

Kevin Ruiz

CIUDAD DE MÉXICO, mayo 1 (EL UNIVERSAL).- La madre del menor agredido sexualmente por el diputado Benjamín Saúl Huerta, acusó que en la Fiscalía General de Justicia (FGJ) capitalina, "nos trataron muy mal", por lo que decidió no reunirse con la titular Ernestina Godoy Ramos este viernes.

Afuera del Hospital Psiquiátrico Infantil, ubicado en San Fernando, Tlalpan, la mamá del menor Eduardo "N" comentó que el adolescente volvió a tener una crisis de ansiedad por lo que necesitó ser atendido por los especialistas de este nosocomio.

"Es una situación muy difícil y dura, ahorita en el Día del Niño estar en el hospital psiquiátrico, se encuentra mal, entre lo que cabe estable porque tuvo crisis", señaló.

Dijo que con los exámenes periciales se comprobó que su hijo fue violado; sin embargo, la carpeta de investigación se encuentra abierta por abuso sexual.

"Sí, hubo una violación. Pero no hemos podido platicar bien y apenas le dieron la carpeta a la licenciada. Entonces pues de todos modos ya saben que les estará avisando cualquier cosa", comentó.

Añadió que tras denunciar los hechos, fueron amenazados pero posteriormente concluyeron. "Ahorita no, pero estuvieron las amenazas de números desconocidos".

Ante los señalamientos sobre que la familia tiene un interés político contra el diputado federal, comentó que "realmente no hay mafia del poder, yo no tengo nada que ver con ningún partido, es lamentable que siga agrediéndonos. Yo lo invito [diputado] a que acuda al búnker [sede de la FGJ], estamos dando la cara, que vea quien es el que miente".