La trastienda del mensaje presidencial. Señales múltiples, blindaje del Congreso y un discurso grabado a la medianoche

Santiago Dapelo
·2  min de lectura
Alberto Fernández brindó un mensaje grabado con las nuevas medidas
Alberto Fernández brindó un mensaje grabado con las nuevas medidas

No fue lo duro que esperaba Axel Kicillof o lo flexible que deseaba Horacio Rodríguez Larreta. El Presidente volvió a ponerse el traje de equilibrista y, de paso, buscó obturar la inminente definición de la Corte Suprema por la presencialidad en la Ciudad. Alberto Fernández les recordó a los cortesanos que los problemas políticos requieren soluciones de ese calibre.

En una jugada a dos bandas, tras la judicialización del último decreto de necesidad y urgencia que impulsó el jefe de gobierno porteño, el Presidente decidió enviar un proyecto de ley al Congreso para blindar las decisiones del Poder Ejecutivo durante la pandemia. De ese modo le envió una señal a la Corte, que en el transcurso del día se pronunciaría sobre el primer DNU sobre las clases que vence esta medianoche.

Clases: tras el anuncio del Presidente, Horacio Rodríguez Larreta se reúne con su gabinete para definir medidas

A diferencia de lo que ocurrió hace dos semanas, donde se recostó sobre la postura más dura que impulsaba la provincia de Buenos Aires, en esta oportunidad Fernández no conformó a nadie. Repartió un poco para cada uno.

Mantuvo la suspensión de la presencialidad en los colegios, un guiño para Kicillof, pero descartó, al menos por las próximas tres semanas, avanzar sobre restricciones más rígidas como reclamó durante los días previos el mandatario bonaerense.

“El presidente escucha a todos. A los gobernadores, al jefe de gobierno porteño, a los expertos, a los epidemiólogos y médicos, y a partir de todo eso, sumado a las reuniones con el gabinete, toma decisiones. Es lo que tiene que hacer, el virus no está negociando, avanza. O tomas o no tomas decisiones”, explicó el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

No fue el único cambio. Después de los dolores de cabeza que generó en la última presentación, en la que decidió improvisar, el Presidente leyó el discurso que presentó esta mañana y que se terminó de grabar ayer a las 23.30 en el Museo del Bicentenario, escenario de los actos de gobierno durante la pandemia. Fueron dos tomas sin interrupciones, según relataron testigos.

Ayer por la noche Fernández trabajó en el mensaje con el ministro coordinador, la ministra de Salud, Carla Vizzotti; la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; su vocero, Juan Pablo Biondi, y el asesor presidencial Alejandro Grimson.

En las cuentas que hacen en la Casa Rosada no hay dudas, la situación se agravará en los próximos días. “Va a seguir subiendo la ocupación de camas. El sistema de salud de la Ciudad está saturado. Punto”, describió Cafiero.