Trasladar icebergs de la Antártica a Emiratos Árabes, ¿genialidad o locura?

Iceberg en la Antártica. (Xinhua/ via Getty Images)

Resulta difícil de imaginar un iceberg surcando los mares mientras es remolcado por varios barcos, sin embargo hay ilusiones que no tienen límites, sobre todo si los ceros de tu cuenta corriente cuadruplican la distancia entre la Antártica y el Golfo de Omán.

El multimillonario árabe, Abdulla Alshehi, está contemplando costear un proyecto con el que pretende trasladar un enorme bloque de hielo a Emiratos Árabes Unidos con el fin de proveer de agua potable a la nación de Oriente Medio. La sequía que asola la región está provocando carencias de agua y la idea de este adinerado hombre de negocios no es solo la de abastecer, sino hacerlo con el agua más pura que existe.

Su pretensión sin límites constaría de varios remolcadores adaptados para la ocasión que recorrerían una distancia de casi nueve mil kilómetros desde la Antártica a los Emiratos con el iceberg a cuestas. Éste quedaría anclado a cerca de tres kilómetros de la ciudad de Fujairah y en ese emplazamiento se realizarían las labores para filtrar el agua que después sería consumida por los ciudadanos.

Harían falta tres enormes barcos para trasladar el iceberg. (Ozge Elif Kizil/Anadolu Agency/Getty Images)

El proyecto tiene un coste estimado de 150 millones de dólares y significaría un consumo garantizado de agua de alrededor de un año, según han publicado varios diarios, incluidos The Mirror. Las medidas del iceberg serían de 2 kilómetros de largo por 500 metros de ancho y según algunas estimaciones, la travesía le haría perder un 30 por ciento de su capacidad por el camino.

Pero antes, Alshehi planea realizar una prueba de 80 millones de dólares para ver si la idea es ejecutable. Pretende remolcar un iceberg desde Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, a Perth, en la costa oeste de Australia. No es la primera vez que este tipo de proyectos es considerado. Nick Sloane, fue el cerebro que el año pasado quiso solucionar los problemas de sequía en Sudáfrica de la misma manera. Su manera de presentarla en sociedad fue, cuanto menos, reveladora.

“La idea puede parecer una locura, pero si se analiza detenidamente, no es tan descabellada”, afirmó según Oman Daily Observer.

Iceberg en la Antártica. (Xinhua/ via Getty Images)

La propuesta en la que se basa el magnate árabe incluía cubrir al iceberg con una especie de manta que tendría el objetivo de insular el hielo para protegerlo lo máximo posible del derretimiento. Y aprovechar las corrientes marinas para remolcarlo con un superpetrolero y dos barcos remolcadores. En el caso de Sloane, el iceberg sería seleccionado cuidadosamente con drones y por medio de escáners radiográficos y el agua derretida se recopilaría a diario tras usar una máquina fresadora que lograría 150 millones de litros de agua.

A pesar de que para algunas personas tanto la idea de Sloane como la de Alshehi suponen un “robo” de algo que es patrimonio de la humanidad como son los icebergs, la idea es vista como muy práctica en muchas esferas. El cambio climático está teniendo unas consecuencias nefastas, una de ellas es que cien mil bloques de hielo gigantes de la Antártica se derriten en el océano cada año. Eso significa el agua de los icebergs se pierden en el mar sin darles un uso como estos dos visionarios para unos y locos para otros están planeando.

Paradójicamente la solución de la sequía en algunas zonas del mundo también podría contribuir a evitar que los niveles de los océanos incrementen tanto como está previsto. Aun así, la solución taparía dos parches para crear otro: un cambio en el clima y en la diversidad todavía mayor si los icebergs se cambian de lugar y de repente zonas áridas acaban teniendo gigantes bloques de hielo en sus aguas.