Cómo transitaron Evangelina y Palito Ortega la homosexualidad de uno de sus hijos

LA NACION

El músico Palito Ortega está casado hace 50 años con Evangelina Salazar y juntos son padres de Martín, Julieta, Sebastián, Emanuel, Luis y Rosario. Todos sus hijos tienen relación con el ambiente artístico, pero son reservados al hablar de su vida privada fuera de la familia, que es uno de los clanes argentinos más talentosos.

En una entrevista con LA NACION Revista, Evangelina contó quiénes son las actuales parejas de sus hijos y, al hablar de su primogénito, habló de su orientación sexual: "Él es gay. Fue una cosa muy fuerte para nosotros, que somos de otra época. Pero lo transitamos muy bien".

La madre de los seis Ortega no dudó en contar cómo vivieron tanto Palito como ella la revelación de su hijo: "Toda la vida Martincito fue una delicia. Las chicas lo adoraban y él siempre me decía cosas muy sentimentales. Yo notaba alguna cosita. Él se analizó mucho tiempo, pero el psicólogo no me comentaba nada. A los veinte años ya me empezó a dar algunas señales. Con Ramón no hablaba del tema, pero conmigo sí. Hasta que un día nos hizo ir a su psicoanalista, que nos dio la noticia. Ahí entendí muchas cosas. Mi chiquito... Ha sufrido en el colegio de una manera increíble. Ahora me cuenta cosas que yo ni me imaginaba. Se ve que los compañeros registraban algo diferente, y los chicos cuando quieren son muy crueles".

"Todo cambió tanto. Aunque cuando vivimos esa situación fue Luis, que tenía apenas once años, quien nos dio una lección. Dijo: esto es lo mejor que puede pasarle a la familia. Nosotros tenemos que agradecerle a Martín por todo lo que nos va a enseñar. Mi marido no habla del tema, pero fue a hacer cursos de inglés a la universidad con el novio de Martín. Él por supuesto lo ama, aceptó todo y está orgulloso de su hijo. Lo que no hace es hablarlo con naturalidad. Somos otra generación", finalizó Evangelina.

Martín Ortega se hizo eco de las declaraciones de su madre y escribió en Twitter: "Suena rara la palabra "gay". Está muy bien que la use mi madre. Pero para la siguiente generación es un casillero. Solo aclaro que hablarlo en una nota fue una idea consensuada (creímos que para algunos, sumaría). Y que en mi familia es solo un tema más hace 20 años".

Además, el mayor del clan le contestó a los usuarios que le escribieron tras haber leído la nota: "Me da mucha gracia que me digan: "No tiene nada de malo!" y "Que no te importe lo que diga la gente"o "Debe haber sido difícil". Obvio que no tiene nada de malo y mis dificultades no fueron nada en comparación a otros. Lo poco que me pasó, me enseñó mucho".