Transición: Trump pidió opciones para atacar a Irán antes de dejar el cargo

LA NACION
·3  min de lectura

WASHINGTON. - Dos meses antes de dejar el cargo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, preguntó a sus principales asesores sobre la posibilidad de atacar una instalación nuclear de Irán, informó el diario The New York Times, pero sus colaboradores lo disuadieron de hacerlo.

Durante una reunión en la Oficina Oval el jueves pasado, el presidente preguntó a varios de sus principales asistentes, incluido el vicepresidente Mike Pence, el secretario de Estado Mike Pompeo, y el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, "si tenía opciones de tomar medidas contra" ese sitio nuclear de Irán "en las próximas semanas", dijo el periódico.

The Crown: los príncipes Carlos y Guillermo, enojados por la nueva temporada

Los altos funcionarios "disuadieron al presidente de seguir adelante con un ataque militar" y le advirtieron de que un ataque de esa magnitud podría convertirse en un conflicto más grande en las últimas semanas de su presidencia, escribió el Times.

Según esta información, Trump hizo la pregunta después de que un informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA) revelara que Irán seguía almacenando uranio.

Según la OIEA, las "reservas de uranio de Teherán eran 12 veces más grandes de lo permitido" por el acuerdo nuclear que Trump abandonó en 2018, tres años después de su firma con la intención de frenar la capacidad nuclear de Irán.

Según el Times, el objetivo más probable de ese ataque era el complejo de Natanz.

"Puede haber tentativas" de atacar Irán, "pero personalmente no preveo tal cosa", declaró el martes el voceo del gobierno iraní, Ali Rabii, en reacción al artículo del diario norteamericano.

"Pero en todo caso, nuestra respuesta corta siempre ha sido: que a toda acción contra el pueblo iraní, le será dada una respuesta devastadora", agregó el vocero repitiendo una fórmula habitual empleada por las autoridades civiles y militares iraníes.

Irán ha sido durante mucho tiempo la bestia negra de Trump. El mandatario volvió a imponer sanciones a Teherán y luego las endureció una vez abandonado el programa nuclear.

Los socios europeos del acuerdo han luchado por mantenerlo a flote a pesar de los esfuerzos de Trump por hundirlo, y esperan que la llegada a la Casa Blanca del demócrata Joe Biden cambie el enfoque de Washington sobre Irán.

El gobierno Trump se ha comprometido a intensificar las medidas punitivas, lo que algunos críticos ven como un intento de construir un "muro de sanciones" difícil de derribar para Biden una vez asuma el cargo.

En enero pasado, Trump ordenó un ataque con un dron norteamericano que mató al general iraní Qassem Soleimani en el aeropuerto de Bagdad. Pero se ha alejado de los conflictos militares más amplios y ha tratado de retirar las tropas norteamericanos de los puntos críticos globales de acuerdo con la promesa de detener lo que él llama "guerras sin fin".

Un ataque al principal sitio nuclear de Irán en Natanz podría convertirse en un conflicto regional y plantear un serio desafío de política exterior para Biden.

NASA y SpaceX: los astronautas ya están en la Estación Internacional y se quedarán hasta abril

El equipo de transición de Biden, que no ha tenido acceso a la inteligencia de seguridad nacional debido a la negativa de la administración Trump a comenzar la transición, no quiso hacer comentarios

Agencias AFP y Reuters