La transformación milagrosa de una mujer antes y después de maquillarse

Una mujer brasileña que vive en España causa furor en redes sociales con las transformaciones que es capaz de llevar a cabo en su imagen gracias al maquillaje. Los resultados son realmente impresionantes, con el enorme contraste que hay entre su rostro al natural y el que ofrece después de los retoques, tanto que cuesta creer que se trate de la misma persona.

Bárbara Montiel ha ganado una enorme popularidad en plataformas como YouTube, donde su canal WappaModa suma 526.000 suscriptores. En él, ofrece consejos para todo, desde contornearse la nariz para que parezca mucho más fina o eliminar imperfecciones en la piel hasta cómo maquillarse y arreglarse el pelo para acercarse al estilismo de algunas famosas como Kim Kardashian o Beyoncé.

Estos vídeos, que acumulan millones de visualizaciones, captan un proceso que luego ella sube a sus redes imágenes con el antes y el después, y verdaderamente algunos están cerca del milagro. La estrella de la belleza admite que no es especialmente agraciada, con un pelo encrespado, una nariz ancha, especialmente en su base redondeada, y una piel grasa y llena de irregularidades. Todos esos rasgos quedan sorprendentemente disimulados con sus looks.

Además, esta ‘influencer’ del maquillaje tiene detrás una emocionante historia. En 2007 vivía en Sao Paulo, con un trabajo que no le hacía feliz y estaba deseando dejar. En esa época le gustaba ir a un locutorio para chatear con amigos, y terminó metida en un grupo en el que se encontraba Benjamín, un joven de Murcia. Al final, el chico le terminó hablando, aunque ella no tenía ni idea de español y se valía de un traductor online.

Aquel chat pronto se convirtió en videollamadas en las que se veían hasta las familias. Ambos estaban muy enamorados y Benjamín le ofreció visitarle en España, pagándole tanto el billete como las deudas que ella tenía en Brasil. En ese viaje de 2009, el murciano ya le regaló un anillo de compromiso, y llegado el momento de la partida le pidió que no se fuese. La pareja se casó y han seguido juntos hasta el momento, ahora también con Lucas, el niño de cuatro años con el que esta increíble historia ha terminado consolidándose en una familia.