Con tranquilidad, vivía Ovidio Guzmán en José Jesús María, en Sinaloa

CULIACÁN, Sin., enero 5 (EL UNIVERSAL).- Ovidio Guzmán López, de treinta y dos años de edad, uno de los hijos del segundo matrimonio de Joaquín "Chapo" Guzmán, por más de tres años, vivió con suma tranquilidad en la capital del estado, pese a que, en el 2019, estuvo retenido por fuerzas federales en una residencia del desarrollo Urbano de Tres Ríos.

"El Ratón", como se le conoce, el 17 de octubre del 2017, en un operativo fallido por su captura, con fines de extradición a los Estados Unidos, tuvo que ser liberado, al desplegar grupos armados, una contraofensiva con despojos violentos de vehículos a los que colocaron como barricadas y les prendieron fuego.

Ovidio, en dicha acción de fuerzas federales, tuvo que ser liberado, ante las amenazas de los grupos armados de atentar contra las vidas de las familias de militares que viven en uno de los conjuntos habitaciones de la colonia 21 de marzo, en la parte sur de Culiacán.

Guzmán López, nacido en Sinaloa, en marzo de 1990, pese a conocer que se mantenía vigente una orden de captura con fines de extradición en su contra, este se mantuvo activo en la capital del estado, en donde la madrugada de este jueves, en la sindicatura de Jesús María, al norte de Culiacán fue recapturado por fuerzas federales de élite.

En esta nueva acción, la cual se ejecutó durante la madrugada, las fuerzas federales, con respaldo de helicópteros artillados que, desde el aire, dispararon contra su guardia que lo protegía en un rancho, lograron penetrar y captúralo.

Su grupo, que tuvo una reacción casi similar a la del 2019, intentaron rescatarlo, colocando barricadas en siete puntos de la capital del estado, con vehículos incendiados y continuos enfrentamientos con elementos del ejército y la marina, pero no lograrlo frustrar su traslado en un avión a la Ciudad de México.