Dos traidores de Florida lideraron la insurrección del Capitolio el 6 de enero | Editorial

·2  min de lectura

En la primera noche de audiencias de las conclusiones de la investigación de la Comisión Selecta de la Cámara de Representantes sobre la mortal insurrección del 6 de enero del año pasado, quedó claro el despreciable papel que desempeñaron los floridanos en el ataque a la capital.

Fue doloroso escuchar a los testigos conectar los puntos que culminaron en el ataque, hasta la brecha de seguridad inicial.

La evidencia de la Comisión demuestra que los alborotadores de extrema derecha y sus líderes, Enrique Tarrio de Miami, ex presidente nacional de los Proud Boys, y Kelly Meggs de Dunnellon, jefe de la sección de la Florida de otro grupo extremista, The Oath Keepers, llevaron la voz cantante en gran medida en las horas previas y al iniciar el ataque en la Capital.

Todo para mantener en el poder al perdedor, el presidente Donald Trump, a pesar de que Joe Biden lo derrotó en las elecciones de 2020.

“¡¡¡Nos llamó a todos al Capitolio y quiere que lo hagamos salvaje!!! ¡¡¡Señor Sí Señor!!!”, escribió Meggs en una publicación en sus redes sociales. Y lo hicieron. Meggs estuvo entre el grupo que buscaba a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. Solo Dios sabe qué habría pasado si la hubieran encontrado.

“No se equivoquen... nosotros lo hicimos”, se jactó Tarrio en un chat cifrado después de la insurrección. Ellos lo hicieron.

El papel clave que jugaron los grupos fue detallado ante y por la Comisión, que aportó evidencia de las acciones de los Proud Boys, gracias a un documentalista que los acompañó ese día.

Todo comienza con la orden del presidente Trump durante un debate televisado con Biden: “Proud Boys. Apártense, estén atentos”.

De los testimonios emitidos el pasado jueves por la noche por la Comisión, y de las propias palabras condenatorias de su líder, se desprende que hicieron alarde de sus acciones antipatrióticas, antiamericanas y de matones.

Esta semana, Tarrio y cuatro de los miembros del grupo fueron acusados de conspiración sediciosa por su participación en el atentado del 6 de enero.

Tarrio, junto con los coacusados Ethan Nordean, Joseph Biggs, Zachary Rehl y Dominic Pezzola, están acusados de conspirar para usar la fuerza con el fin de oponerse al traspaso legal del poder presidencial “impidiendo, obstaculizando o retrasando por la fuerza la ejecución de las leyes que rigen el traspaso del poder”, según la acusación del jurado de instrucción.

Los Proud Boys no tienen nada de qué enorgullecerse.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.