Tragedias en verano: alerta en Mendoza por muertes en embalses y piletas

Pablo Mannino
·3  min de lectura

MENDOZA.- La llegada del verano y la búsqueda de espacios para refrescarse se han convertido en una preocupación en tierra cuyana. En las últimas semanas se encendió la alerta frente al deceso por inmersión de mendocinos en cauces y piletas. De hecho, este fin de semana dos personas murieron ahogadas. Por un lado, un niño de 4 años perdió la vida mientras se encontraba con sus padres en una piscina de la comuna de Maipú; por otro, un hombre de 45 años falleció luego de sumergirse en las aguas del dique El Carrizal, en Luján de Cuyo.

Por tal motivo, las autoridades de Seguridad y del Departamento General de Irrigación piden extremar los cuidados personales al tiempo que reforzarán los controles en los espejos de agua de la provincia donde está prohibido y penado por ley el ingreso para bañarse.

Auxilio y rastrillajes

La noche del domingo se confirmó la muerte de un mendocino de 45 años, identificado como Miguel Ángel Manrique, quien había desaparecido en la playa municipal en El Carrizal donde pasaba la tarde con un grupo de amigos. Luego de refrescarse, decidieron ingresar a un sector vedado del embalse, por su gran profundidad. De acuerdo con el relato de sus compañeros, el hombre comenzó a pedir auxilio, pero no lograron ubicarlo en el agua, por lo que solicitaron asistencia a la Policía Náutica. Finalmente, tras los rastrillajes realizados por Bomberos, con un equipamiento especial, se encontró el cuerpo sin vida de Manrique.

Por otro lado, en horas de la siesta, en la comuna maipucina, un niño de cuatro años murió ahogado en la pileta del Polideportivo N° 4°, ubicado la localidad de San Roque. Según el testimonio de la madre del menor, se estaban bañando y en un descuido observó que su hijo se ahogaba. Cuando lo sacaron del agua, personal policial realizó las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP), lo que permitió trasladar al niño al hospital pediátrico Humberto Notti. Sin embargo, a las pocas horas se constató su deceso.

Por su parte, en las últimas semanas se registraron otros trágicos hechos. El sábado 2 de enero, una mujer de 30 años falleció por inmersión el Camping Las Heras, de El Carrizal. La hermana de la mujer contó que el hijo de la víctima quiso ingresar al lago por lo que lo acompañó su mamá, quien se adelantó un par de metros y no logró salir de una zona donde hay un pozo profundo. Por otro lado, el 26 de diciembre, un hombre de 63 años murió ahogado al ser arrastrado por la corriente del río Mendoza. El hecho ocurrió en la zona de un camping en el dique Cipolletti. A pesar de los esfuerzos de las personas que estaban en el lugar, personal médico constató que la víctima había fallecido.

Sin poder salir

En tanto, el 25 de diciembre, un joven de 18 años falleció en un cauce de la comuna de Lavalle. El hecho ocurrió en el arroyo Jocolí cuando la víctima se arrojó al cauce sin poder salir. Tras un rastrillaje de Bomberos, horas después se logró dar con el cadáver. Por último, el 20 de diciembre, un niño de 4 años perdió la vida en una pileta en el barrio Estación Espejo, de Las Heras. Según manifestó su madre, el pequeño y otros menores se encontraban jugando en el agua cuando advirtieron que el niño no reaccionaba. Fue trasladado al Hospital Carrillo donde ingresó sin signos vitales: los médicos le realizaron RCP por 40 minutos con resultados negativos.

Por estos días, con las altas temperaturas, los cauces comienzan a poblarse de mendocinos, a pesar de que no están habilitados por ley para el uso recreativo. Por tal motivo, las autoridades solicitan a la ciudadanía tomar todos los recaudos y evitar acercarse a los canales de riego, ya que se producen tragedias que podrían evitarse, además de afectar los canales de distribución hídrica. Desde el 2018, el DGI viene realizando la campaña "Verano, sin muertos de calor", que busca generar conciencia, sobre todo en jóvenes y niños.