Tragedia en Israel: cómo es Lag Bahomer, la festividad en la que murieron al menos 45 personas

·2  min de lectura
Miles de personas participaban del evento en Meron, en el norte de Israel
JALAA MAREY

Al menos 45 personas, entre ellas un joven argentino, fallecieron tras la estampida que se suscitó anoche durante una peregrinación judía ortodoxa en el norte del país, el evento más multitudinario desde el inicio de la pandemia.

La festividad judía de Lag Baomer se realiza en la ciudad Merón, en torno a la tumba de Rabí Shimon Bar Yojai, un talmudista del siglo II al que se atribuye la redacción del Zohar, una obra central de la mística judía. Se trata de una festividad alegre que conmemora el final de una epidemia devastadora entre los alumnos de una escuela talmúdica en esa época en la que murieron 24.000 estudiantes.

Horacio Rodríguez Larreta anunciará un esquema “bimodal” para el secundario y el teletrabajo obligatorio para las actividades profesionales

Por otro lado, durante esta festividad también se conmemora el aniversario de la muerte del propio Rabí Shimon Bar Yojai, quien antes de fallecer pidió a sus alumnos que ese día se convierta en una festividad de alegría.

En la peregrinación de ayer, las autoridades habían permitido la presencia de 10.000 personas en el recinto de la tumba, pero, según los organizadores, en todo el país se fletaron más de 650 autobuses, lo que supone al menos 30.000 personas. Sin embargo, la prensa local estimó la participación de 100.000 personas. Se trató del evento más grande celebrado en el país desde que estalló la pandemia.

El Lag Baomer acontece el día 33 según la cuenta del Omer, cálculo que se realiza entre las festividades judías de Pésaj y Shavuot. Durante esta fecha miles de personas festejaban desde la antigüedad saliendo a los bosques con arcos y flechas, haciendo grandes fogatas.

En la fiesta de Lag b’Omer se encienden hogueras para representar la luz espiritual que se puede encontrar dentro de las enseñanzas místicas de la Torá. La festividad también está vinculada en la tradición judía a la revuelta de Bar Kokhba contra los romanos en el siglo I DC.

Si bien la fiesta es celebrada por los fieles en todo el mundo, los peregrinos que viajan al Monte Meron lo hacen con la esperanza de recibir las bendiciones del rabino en el aniversario de su muerte.