Tragedia de Flores: el sospechoso de manejar el auto no tenía licencia de conducir

Gabriel Di Nicola
·2  min de lectura

Ricardo Emanuel Papadopulos, el joven de 21 años sospechado de ser el conductor del automóvil que arrolló y mató a Isaac, el niño que cruzaba con su madre avenida Directorio y San Pedrito, en Flores, no tenía licencia que lo habilitara a conducir vehículos.

Así lo informaron a LA NACION fuentes de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV). Papadopulos está sospechado de ser quien conducía Volkswagen Golf GTI blanco que arrolló el jueves pasado, a las 23.02, a Isaac y a su madre, Débora Agosti. Sobre el joven pesa un pedido de captura. El vehículo está a nombre del padre del muchacho, Rubén Ariel Papadopulos, que el sábado pasado se entregó en la Comisaría Vecinal 7A, en Flores.

Las mismas fuentes explicaron que Rubén Papadopulos, en marzo pasado, fue inhabilitado a conducir después de un informe hecho por una psicóloga del gobierno porteño.

El auto fue encontrado en un garaje de Ciudadela, en Tres de Febrero. Y las imágenes de ese lugar develaron que quien se bajó de la puerta del conductor era un joven, que la Justicia identificó como que fue identificado como Ricardo Papadopulos, hijo del dueño del Golf GTI.

Ahora, según la información aportada por la ANSV, se supo que el muchacho no tenía licencia de conducir. Papadopulos, en octubre de 2017, se presentó en la denominada sede Roca, donde se tramitan los carnets otorgados por el gobierno de la Ciudad. En ese momento tenía 18 años.

"En el examen psicológico se encontraron indicios contrarios para la aptitud para manejar. No se le otorgó la licencia hasta que presentara un estudio psicodiagnóstico para profundizar su situación", explicaron desde la ANSV. La profesional que elaboró el informe es la misma que, en marzo pasado, atendió al padre del joven y recomendó que fuera inhabilitado para conducir.

Vivian Perrone, de la ONG Madres del Dolor y los abogados de la familia de la víctima
Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Tres meses después, Papadopulos presentó el estudio psicodiagnóstico de una entidad privada que determinó no tener signos psicopatológicos de relevancia.

"El área psicológica, evaluando el estudio presentado y los indicios encontrados originalmente, define otorgar la licencia por solo un año con control. Superó las siguientes etapas psicofísicas, pero no se presentó a rendir el examen teórico y no obtuvo la licencia. No volvió a rendir los exámenes y nunca obtuvo una licencia para conducir en la ciudad de Buenos Aires", según la documentación recopilada por la ANSV.