Tragedia en Flores. "Me distraje y me topé con la mujer", declaró Ricardo Papadopulos

LA NACION
·3  min de lectura

Diez días después de arrollar con un auto y matar a un niño de 4 años que cruzaba una avenida de Flores de la mano de su madre, Ricardo Papadopulos admitió que se distrajo unos segundos antes de provocar la tragedia porque un camión cruzado delante de él en la bocacalle con el semáforo en rojo.

"Me distraje pensando cómo podía ser que un camión pasara en rojo. En el momento de la distracción me topé con la mujer [por la madre de la víctima]", palabras más, palabras menos, habría dicho Papadopulos en su declaración indagatoria, que prestó ayer a través de la plataforma Zoom, según pudo reconstruir LA NACION de fuentes con acceso al expediente.

"Tuve mucho miedo y seguí de largo. Al bajar del auto vi cómo estaba, lo que había pasado y me agarré la cabeza, no lo podía creer", continuó el imputado, en referencia la momento en que estacionó el Volkswagen Golf GTI en un garaje de Ciudadela, hecho que fue registrado por las cámaras de seguridad del lugar, que permitieron determinar que él había sido el causante del incidente y no su padre, Rubén Ariel Papadopulos, que un día y medio después se entregó en la Comisaría Vecinal 7A de la Policía de la Ciudad para hacerse responsable del hecho.

El joven, que no tenía licencia de conducir, se entregó en horas del mediodía del viernes pasado, el día de Navidad, en una dependencia de la Policía de la Ciudad. Lo hizo un día después de que su padre fuese liberado. Ricardo Papadopulos está acusado de homicidio culposo agravado.

El hecho, en el que murió Isaac Sus, ocurrió el jueves 17, poco después de las 23, en avenida Directorio y San Pedrito. La declaración indagatoria de Papadopulos certifica que él iba al volante del VW Golf GTI blanco y que no se detuvo a asistir al niño y a su madre, sino que recién se bajó del auto en el garaje de Ciudadela.

Papadopulos no tenía licencia de conducir. En octubre de 2017 se presentó en la sede Roca de la Dirección General de Licencias porteña, donde se tramitan los carnets otorgados por el gobierno de la Ciudad. En ese momento tenía 18 años.

"En el examen psicológico se encontraron indicios contrarios para la aptitud para manejar. No se le otorgó la licencia hasta que presentara un estudio psicodiagnóstico para profundizar su situación", explicaron desde la ANSV. La profesional que elaboró el informe es la misma que, en marzo pasado, atendió al padre del joven y recomendó que fuera inhabilitado para conducir.

Tres meses después, Papadopulos presentó el estudio psicodiagnóstico de una entidad privada que determinó que no tenía signos psicopatológicos de relevancia.

"El área psicológica, evaluando el estudio presentado y los indicios encontrados originalmente, define otorgar la licencia por solo un año con control. Superó las siguientes etapas psicofísicas, pero no se presentó a rendir el examen teórico y no obtuvo la licencia. No volvió a rendir los exámenes y nunca obtuvo una licencia para conducir en la ciudad de Buenos Aires", documentación recopilada por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

Una vez que se entregó, Roberto Herrera, abogado de la familia Papadopulos, dijo que Ricardo nunca había sacado el registro porque "no sabe leer ni escribir, porque no fue a la escuela".

Rubén Papadopulos también defendió a su hijo, y además de pedir públicamente perdón a la familia de Isaas Sus, dijo que lo que ocurrió aquel jueves "le pudo pasar a cualquiera".

La causa está a cargo de la jueza en lo criminal y correccional porteña Patricia Gichandut y el Ministerio Público está representado por el fiscal César Troncoso.