Traficantes usan lanchas rápidas en zona de vaquita marina

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Traficantes mexicanos están utilizando lanchas rápidas para pesca furtiva, lo que provocó que las autoridades que intentan proteger a la vaquita marina iniciaran una persecución de 80 kilómetros (50 millas), y además estacionan camionetas en la playa para cargar los botes y escapar rápidamente.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente reveló el jueves algunas de las arriesgadas técnicas de los pescadores furtivos y detallaron la persecución que ocurrió a principios de semana.

Las autoridades detectaron una embarcación que aparentemente pescaba totoaba en una zona reservada para la protección de la vaquita marina.

Sin embargo, los pescadores escaparon luego de una persecución de 90 kilómetros (54 millas). La camioneta que planeaban utilizar para cargar su lancha y escapar, quedó atascada en la marea alta.

La totoaba es codiciada en China por su vejiga natatoria, pero es común que en su pesca también se atrapen vaquitas marinas, de las que quedan menos de 30 ejemplares en estado silvestre.

La agencia dijo que en los últimos dos años han incautado 182 de ese tipo de embarcaciones en la zona, así como 15 redes de arrastre pequeñas y 40 vehículos en redadas contra la pesca ilegal en la zona superior del Golfo de California.

Agregó que si bien las pequeñas embarcaciones usualmente están limitadas a usar motores de 100 caballos de fuerza en el área, los traficantes usan motores superiores a los 200 caballos de fuerza.

La venta de totoaba es altamente lucrativa, ya que un par de kilos de vejigas se venden en miles de dólares en el mercado negro.

Las peligrosas tácticas de los traficantes se han visto antes en videos filmados desde la costa pero cuya autenticidad no ha podido ser verificada de manera independiente.

En uno de esos videos se muestra un escape como el descrito por las autoridades, en el que una lancha patrulla es vista persiguiendo a un pequeño bote pesquero.

El pequeño bote literalmente llega a toda velocidad a un remolque de una camioneta pickup que lo espera en el oleaje, y la camioneta acelera, con sus neumáticos metidos en el agua.

Las tácticas ejemplifican las dificultades que las autoridades enfrentan al patrullar el Golfo de California, también conocido como Mar de Cortés, el único lugar donde se encuentra la vaquita marina.

Pese a la prohibición, cerca de 900 redes y sedales ilegales han sido hallados en el área y retirados en los últimos dos años, y 174 personas han sido acusadas de pesca ilegal.

Una fuerza de cerca de 350 inspectores y personal militar, 19 embarcaciones, aeronaves y un sistema de drones es usado para tratar de que se respeten las prohibiciones de pesca.

Pero los esfuerzos son una batalla contra corriente. Las autoridades reportaron el lunes que encontraron otra vaquita marina muerta en el Mar de Cortés, con heridas aparentemente hechas por humanos.