Trabajadores del turismo en Cuba se reinventan mientras persisten los confinamientos por el COVID-19

·2  min de lectura
Trabajadores de la salud son revisados después de recibir una dosis de la vacuna Soberana-02 contra el COVID-19 como parte del ensayo de fase III.

LA HABANA, 1 abr (Reuters) - El trompetista Carlos Sánchez dio serenatas por casi 30 años a turistas en La Habana Vieja y ganó buenas propinas hasta que la pandemia de coronavirus lo golpeó económicamente luego de que Cuba tuvo que cerrar sus fronteras hace un año. Ahora repara ventiladores.

La campaña mundial de vacunación está despertando esperanzas en el mundo con un renacer este verano del turismo. Sin embargo, los cubanos como Sánchez no están inmóviles mientras la isla atraviesa su peor brote hasta el momento y aplica estrictas restricciones de viaje.

Los cubanos están practicando la filosofía de "resolver", tratando de encontrar una vía de salir adelante a pesar de los obstáculos tras la carga impuesta por las sanciones estadounidenses y una frágil economía estatal, así como por la pandemia.

"Opté por un Plan B, tomé mis herramientas y ahora estoy aquí en las calles arreglando ventiladores, en el barrio", dijo Sánchez, de 57 años.

Si bien los turistas aún están autorizados a llegar al país, deben proporcionar resultados negativos de una prueba de coronavirus a su llegada, hacerse un examen nuevamente en el aeropuerto y luego ponerse en cuarentena durante varios días.

Cuando los viajeros son liberados para moverse deben usar mascarillas en espacios públicos y además respetar toques de queda y otras restricciones como el cierre de todos los negocios excepto los esenciales en gran parte de Cuba.

El declive del turismo es un golpe importante para la economía cubana, que se contrajo un 11% el año pasado y enfrenta escasez de bienes básicos, dado que el sector representaba alrededor de una décima parte de su Producto Interno Bruto en 2019.

"Sin turismo, no somos nadie", dijo un abatido Orlando Pérez, de 44 años, quien solía servir bebidas a visitantes que buscaban el sol en playas al este de La Habana, aunque ha tenido que aceptar un trabajo nocturno de salario bajo como guardia de seguridad en un hotel.

Francisco Camps, subdirector general para Cuba de Meliá Hotels International SA, de España, dijo que su apuesta por un renacimiento del turismo está en que una de las cinco candidatas a vacunas en el país demuestre ser efectiva y permita eventualmente alcanzar la inmunidad colectiva.

"Visualizamos que podemos empezar a tener una operación más o menos que empiece a la normalidad, a partir del último trimestre del año, coincidiendo con la temporada de invierno (alta)", dijo Camps.

(Reporte de Reuters TV. Escrito por Nelson Acosta, editado por Gabriela Donoso)