Cómo los trabajadores remotos están ayudando con el problema de los perros callejeros en México

Sarah Bladen
·4  min de lectura
<p>Con una frontera abierta y una visa de seis meses a la llegada, el complejo costero mexicano de Tulum es el hogar de miles de trabajadores remotos</p> (Sarah Bladen)

Con una frontera abierta y una visa de seis meses a la llegada, el complejo costero mexicano de Tulum es el hogar de miles de trabajadores remotos

(Sarah Bladen)

Con una frontera abierta y una visa de seis meses a la llegada, el complejo costero mexicano de Tulum es el hogar de miles de trabajadores remotos.

Y como resultado de la pandemia de coronavirus, ha habido un aumento en la cantidad de perros abandonados, pero los grupos de animales también han informado de un aumento del interés en adoptar compañeros caninos.

“Los perros brindan una fuente de amor incondicional y pueden ayudar a aliviar la soledad”, dice Carmen Torres, cofundadora de Alma Animal Tulum, una organización de rescate de animales sin fines de lucro.

“Debido a la pandemia, estamos viendo más visitantes que desean adoptar a nuestros perros callejeros y llevarlos de regreso a sus países de origen. En este momento tengo alrededor de 63 perros callejeros viviendo en el patio delantero de mi casa. Es caótico, pero me siento obligada a hacer algo”.

“Es tan desgarrador ver perros callejeros desnutridos con enfermedades de la piel y otras condiciones horribles. Hacemos nuestro mejor esfuerzo para rehabilitarlos para que estén bien alimentados, vacunados y castrados y listos para ser adoptados".

Lee mas: Adoptar un perro con mi novio cambió toda nuestra relación

El problema de los perros sin hogar es complicado.

Además de los dueños desalmados que abandonan a sus perros, uno de los mayores problemas es que las personas no esterilizan o castran a sus mascotas.

“Hay mucha ignorancia sobre el cuidado de los perros, muchas personas no se molestan en castrar o esterilizar a sus cachorros”, explica Carmen. "Ocasionalmente, esto se debe a que no pueden pagarlo, aunque tenemos programas gratuitos aquí, pero también a que algunos propietarios son irresponsables y no creen que sea una prioridad".

México ya tiene la mayor cantidad de perros callejeros en América Latina.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía estima que alrededor del 70 por ciento de los 18 millones de perros en México viven en la calle. O nacen como vagabundos o son abandonados por sus dueños.

Se estima que 6.000 perros callejeros deambulan por las calles de Tulum, esquivando el tráfico y hurgando en busca de restos de comida.

Tulum, en la costa caribeña de México, es alabado como un resort ecológico paradisíaco, que atrae a hipsters adinerados que buscan divertirse todo el año en el circuito Goa-Bali-Ibiza, al menos antes de la pandemia.

Nisreen Grodd, una ecoemprendedora de 42 años de los Hamptons, adoptó recientemente a dos cachorros que encontró llenos de pulgas en las calles de Tulum.

“Estaban temblando y parecían tan vulnerables”, dice Nisreen. “Eran hermanas de cuatro semanas y no quería separarlas, así que decidí adoptarlas a las dos. Ya tenemos un perro de rescate llamado Leo, por lo que soy consciente de que necesitarán cuidados y entrenamiento adicionales debido a su crianza descuidada".

Nisreen ahora está ocupada entrenando a sus nuevos cachorros, Clementine y Jasmine, pero pronto viajará de regreso a Nueva York para que puedan conocer a su otro perro, Leo, y disfrutar corriendo por varios acres de tierras de cultivo.

“Conrad y yo no tenemos hijos propios”, dice Nisreen. “Mis perros son mis bebés peludos y me tomo muy en serio mis responsabilidades como madre de perros”.

Otros se enamoran de los perros callejeros de Tulum a través de Instagram. Jairo Zenteno, un ingeniero mexicano de 31 años, instaló Patashoot (un refugio digital) durante la pandemia.

“El COVID acabó con mis proyectos de trabajo, así que compré una cámara y decidí dedicar mi tiempo a tomar fotos de perros callejeros”, explica Jairo.

“Es un esfuerzo de equipo, ya que otro voluntario en Guadalajara edita las fotos y luego alguien publica la nueva imagen. Dado que las fotos bonitas en Instagram generan muchos me gusta, la idea es capturar a estos perros de la mejor manera para que podamos ayudarlos a encontrar hogares permanentes y amorosos".

Un cachorro rescatado fotografiado por Jairo fue visto por Christiana Orlove, una entrenadora de mentalidad de 29 años de Nueva York, mientras se desplazaba por Instagram.

“Siempre quise un perro, pero la vida en la oficina significaba que no tenía suficiente tiempo”, dice Christiana.

“Ahora que trabajo desde casa, puedo llevar a mi cachorro a dar largos paseos y brindarle mucho amor y atención. Mimo a Bendito (que significa 'bendecido' en español) y espolvoreo su comida con trozos de pollo orgánico, pero él ha traído tanta alegría a mi vida”.

"Creo en las segundas oportunidades y no veo la hora de llevarlo de regreso a Nueva York para darle una vida mejor".

Mientras tanto, Ynez Tulsen, una cantante de 45 años de Burton upon Trent, vio a un perro abandonado pidiendo comida afuera de una heladería en Playa del Carmen.

No solo terminó adoptando a Milo; rescató a cuatro perros callejeros más y los llevó en avión de regreso a casa en el Reino Unido.

“Fue complicado transportar perros de regreso a Inglaterra, especialmente durante COVID”, admite Ynez. “Se cancelaron varios vuelos y casi perdí la esperanza. Al final volé vía Ciudad de México a París; el viaje completo duró 36 horas, pero valió la pena. Mis perros lo son todo para mí”.

"Me han enseñado mucho, especialmente a ser más paciente y sincera".

Relacionados

México se convierte en el nuevo Dubái mientras los influencers llegan a Tulum

Bolivia: Jauría de perros ataca a una mujer en Cochabamba

Agente de Florida rompe una puerta de cristal para rescatar a un perro durante incendio