Trabajadores se manifiestan en Monumento a la Revolución

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 15 (EL UNIVERSAL).- Encabezados por Gerardo López Becerra, presidente de la organización Con Comercio Pequeño, AC, alrededor de 50 trabajadores de diversos rubros en las inmediaciones del Monumento a la Revolución y del Centro Histórico pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador dejarlos trabajar, "porque nuestros hijos, nosotros, ya no aguantamos más. Tenemos hambre", señalaron.

Empleados de restaurantes con uniformes, mandiles y gorros de cocinero, aunque hubo otros de ópticas, zapaterías, ropa, entre otros, sin infringir la sana distancia, realizaron una singular manifestación en la explanada del Monumento a la Revolución, para exigir los dejen trabajar.

Los comerciantes en pequeño recibieron con beneplácito el acuerdo de los restauranteros y el Gobierno capitalino, "pues es una luz en esta oscuridad de la pandemia", pero esperan que sea el comienzo para recuperar la empresas familiares y que la autoridad entienda que estos negocios no son focos de contagio.

Convocados por el Consejo para el Desarrollo del Comercio en Pequeño, Con Comercio Pequeño, AC, dieron la bienvenida al acuerdo alcanzado la noche de este miércoles entre el Gobierno capitalino y los representantes de la industria restaurantera, que posibilitará reiniciar sus actividades el próximo lunes.

Al cumplirse un mes de la aplicación del semáforo rojo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México, los manifestantes –meseros y cocineros, en su mayoría--, pidieron apoyos por parte de las autoridades, dado que gran parte de ellos viven en el Estado de México, por lo que no son beneficiados con los programas de la Ciudad de México.

"El diálogo iniciado es el camino, por el que deben correr la atención de los diversos sectores de la economía formal que también está afectada por el cierre de las actividades, como lo son los comercios de barrio que no fueron considerados, con más de tres trabajadores, ubicados en las inmediaciones de plazas comerciales, así como en corredores mercantiles", indicó López Becerra.

Con la manifestación pública, realizada este jueves, en la que participaron trabajadores de diversos sectores, principalmente de la industria restaurantera, quedó de manifiesto que el acuerdo alcanzado, "es una buena señal, pero aún falta concretar apoyos para los empleados, quienes han visto reducido sus ingresos y los financiamientos ofrecidos no alcanzan para cubrir sus necesidades familiares", denunciaron.

Mediante pancartas, los trabajadores afectados por la crisis hacen un llamado directamente al Presidente de la República, para fortalecer los programas de ayuda solidaria los trabajadores, a fin de que sus ingresos se puedan recuperar.

El dirigente comercial sostuvo que estos negocios familiares no son focos de contagio como lo han calificado, "eso está en la informalidad, con los ambulantes, en el transporte, en los tianguis. Si las medidas sanitarias no han funcionado, es porque la autoridad sigue sin imponerse ante esta gente. Nosotros no somos los responsables", enfatizó López Becerra.