Los trabajadores griegos se declaran en huelga por la inflación "asfixiante"

Huelga general de 24 horas en Grecia

ATENAS, 9 nov (Reuters) - Los trabajadores griegos iniciaron el miércoles una jornada de huelga en demanda de mayores salarios para combatir la inflación creciente, en un momento en el que el aumento de los precios de la energía y del coste de la vida en Europa ha desencadenado protestas en el sector industrial y en todo el continente.

En Atenas, miles de personas se manifestaron en la segunda interrupción de 24 horas de este año por el aumento de la inflación, algunos con pancartas que decían "No a los despidos, no a los recortes salariales".

Los transbordadores quedaron atracados en los puertos y la huelga del personal del transporte público provocaron el caos de tráfico en la capital. Algunos vuelos se quedaron en tierra, ya que los controladores aéreos tenían previsto sumarse a la huelga desde las 0800 GMT hasta las 1400 GMT.

Se trata de la protesta laboral más reciente en Europa, donde la creciente crisis del coste de la vida y el aumento de los costes energéticos tras la invasión rusa de Ucrania han llevado a los trabajadores a convocar huelgas este mes en el Reino Unido, Francia, España y Alemania, la mayor economía del bloque.

Aunque la economía griega está creciendo este año a casi el doble del ritmo de la zona euro gracias al repunte del turismo, la inflación se encuentra cerca de un máximo de tres décadas, con un 12%, entre las más altas de los 19 países de la zona.

"Los trabajadores (...) están lidiando con la inflación que asfixia a los hogares griegos, contra las condiciones despiadadas del mercado laboral, contra las cargas que llevan a sus espaldas desde hace años", dijo GSEE, el sindicato de la Confederación General de Trabajadores Griegos.

El sindicato GSEE, que representa al sector privado, afirmó que es "imperativo" que el Gobierno aborde la inflación, ya que el elevado coste de la energía y los productos básicos está mermando la renta disponible de los ciudadanos.

Junto con el sindicato paraguas del sector público, ADEDY, reclama un aumento del salario mínimo, que actualmente es de unos 713 euros (717 dólares) al mes, y el restablecimiento del derecho laboral colectivo.

Los sindicatos representan a más de 2,5 millones de trabajadores en este país de unos 11 millones de habitantes.

El Gobierno conservador ha gastado más de 9.000 millones de euros desde septiembre de 2021 en subsidios a la energía y otras medidas para aliviar los crecientes costes de los agricultores, los hogares y las empresas.

Ha prometido aumentar las pensiones el año que viene por primera vez desde la crisis financiera del país y subir más el salario mínimo.

(1$=0,9937 euros)

(Reporte de Karolina Tagaris, Alkis Konstantinidis y Stelios Misinas; editado en español por Flora Gómez)