Trabajadores colombianos celebran su día en paz tras tres días de protestas

Bogotá, 1 may (EFE).- Los trabajadores colombianos celebraron este 1 de mayo su día con manifestaciones en distintas partes del país en las que reclamaron mejores condiciones laborales y sin incidentes luego de tres días de protestas contra el proyecto de reforma fiscal del Gobierno, que dejaron al menos tres muertos.

"Al otro lado del miedo está el país que soñamos" y "Paren el genocidio" se leía en pancartas que fueron mostradas en las multitudinarias marchas de Bogotá, Cali y Medellín.

Cali (suroeste), tercera ciudad en importancia de Colombia, ha sido la más afectada por las protestas de los últimos días ya que vándalos han bloqueado vías, saqueado comercios, atacado edificios del Gobierno e incendiado autobuses y estaciones de transporte público, entre otros desmanes.

La reforma fiscal presentada por el Gobierno del presidente colombiano, Iván Duque, al Congreso, fue rechazada en las marchas de los trabajadores que la consideran lesiva para los asalariados.

JORNADA DE CONTRASTES

En Cali primó hoy el ambiente festivo y la gente izó banderas, cantó y bailó en las calles.

Al hacer un balance sobre las marchas en el país el defensor del Pueblo, Carlos Camargo, dijo, que según datos de la Fiscalía, en los tres días de protestas 179 civiles resultaron heridos.

Hay tres muertes confirmadas en Cali, otros tres decesos están en verificación, y se ha reportado un fallecimiento en Neiva, capital del departamento del Huila, y otro en Soacha, localidad aledaña a Bogotá, en hechos que se siguen investigando.

Igualmente, aseguró que tiene reportes de que 216 policías han resultado heridos en estas protestas y que hay cuantiosas pérdidas por afectaciones de vándalos a comercios y edificios públicos, entre otros.

Al referirse a Cali, Camargo sostuvo que en esa ciudad la "situación ha sido difícil" porque dos Comandos de Atención Inmediata (CAI) de la Policía y varias estaciones del sistema de transporte público fueron incendiados.

MARCHAS TRANQUILAS EN BOGOTÁ Y MEDELLÍN

En Bogotá y Medellín las marchas por el Día del Trabajo fueron concurridas y, aunque hubo algunos conatos de enfrentamientos entre pequeños grupos con la Policía, no pasaron a mayores.

La Plaza de Bolívar, en pleno corazón de Bogotá, albergó a las multitudinarias marchas en donde los organizadores mezclaron sus arengas con música y baile y muchas banderas de Colombia.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, informó en redes sociales que hubo "múltiples movilizaciones pacíficas" y, que pese a las perturbaciones a la movilidad y transporte público, "no hubo vandalismo".

"En cuatro días de movilizaciones en Bogotá afortunadamente no tenemos ningún fallecido ni herido por arma de fuego. Desafortunadamente hay 72 personas con lesiones menores y 10 de mayor gravedad en medio de disturbios de vandalismo", dijo López.

En Medellín hubo aglomeraciones y bloqueos de vías, pero la Personería explicó que las marchas transcurren en "completa calma".

Mientras tanto, en Barranquilla, capital del departamento del Atlántico (norte), la manifestación se desarrolló pacíficamente, según el alcalde Jaime Pumarejo, aunque hubo algunos altercados.

"Hubo un pequeño brote de desmanes en un almacén (...) pero fue controlado por algunos de los mismos marchantes. Tenemos un balance de no más de mil personas marchando, han tenido paradas en distintos puntos, con normalidad y paz", dijo Pumarejo a periodistas.

(c) Agencia EFE