Trabajadores de Apple y Starbucks en Baltimore lideran la formación de sindicatos estatales y nacionales. ¿Qué sigue?

·10  min de lectura

Los trabajadores de la tienda de Apple en Towson, en Maryland, se ganaron la atención nacional y los elogios del presidente Joe Biden después de convertirse en los primeros empleados del gigante tecnológico en Estados Unidos en sindicarse. Menos de dos meses antes, los baristas de Starbucks en el vecindario Mount Vernon en Baltimore se convirtieron en los primeros empleados de la cadena de café en Maryland en organizarse.

Ahora viene lo difícil: aunque los trabajadores se encuentran entre los que lideran lo que los organizadores sindicales consideran un resurgimiento del movimiento obrero, la mayoría de estas campañas se encuentran en las primeras fases, y los expertos laborales advierten que los empleados se enfrentan a dificultades en un proceso fuertemente inclinado a favor de los empresarios.

"La legislación laboral no está pensada para facilitar el movimiento obrero", dijo Michael C. Duff, profesor de Derecho de la Facultad de Derecho de la Universidad de Wyoming y antiguo abogado laboralista de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB). "Hay muchas defensas que los empleadores tienen a su disposición".

Algunos dicen que los esfuerzos de sindicalización se fortalecieron en medio de la escasez de mano de obra relacionada con la pandemia, que animó a los trabajadores para defenderse. Los trabajadores estadounidenses han lanzado campañas en los últimos meses en Apple, Amazon, Starbucks, la empresa matriz de Google, Alphabet y el minorista REI. Están planteando preocupaciones respecto a los salarios, la salud. la seguridad y los horarios, al mismo tiempo que piden más voz en las políticas del lugar de trabajo.

"Los sindicatos que van a sobrevivir son los que pueden mantener a los empleados interesados y comprometidos durante largos periodos de tiempo", dijo Duff.

Existen numerosas vías para que los empresarios impugnen las elecciones o presenten recursos administrativos, pasos que pueden retrasar el proceso o llevar el asunto a los tribunales durante largos periodos, dijo Duff.

Los empresarios, por ejemplo, pueden oponerse a la inclusión de determinadas categorías de trabajadores en una unidad de negociación. Los empresarios que consideren que han perdido por error una apelación pueden simplemente negarse a negociar, lo que puede llevar el caso a los tribunales. Si las negociaciones se estancan durante más de un año, los empresarios pueden presentar una petición de "descertificación" si pueden demostrar que la mayoría de los trabajadores ya no quieren ser representados. Los empresarios también pueden recurrir a contratistas independientes o a cerrar locales.

Y puede ser difícil para un sindicato demostrar que los próximos movimientos de un empleador están relacionados con el sentimiento antisindical, dijo Duff.

Cuando habla de las últimas noticias con sus estudiantes de derecho laboral cada año, Duff les dice: "Vuelvan dentro de un año y, si esto sigue ocurriendo, entonces tendrán algo".

Los empleados de solo tres de las tiendas corporativas de Apple en Estados Unidos han anunciado planes para formar sindicatos, incluyendo la tienda de Towson Town Center, otra en Atlanta y una en Nueva York.

Los trabajadores de Apple en Towson votaron 65 a 33 el 18 de junio para unirse a International Association of Machinists and Aerospace Workers (IAM). Cuando se anunciaron los resultados a última hora del día, los empleados reunidos en el estacionamiento del centro comercial estallaron en vítores.

"Ser la primera tienda de Apple del país en conseguir un sindicato es increíble", le dijo la empleada Tiawana Dugger a The Baltimore Sun ese sábado, afirmando que los trabajadores estaban "cansados de que se nos pasara por alto, cansados de sentir que no se nos escuchaba, cansados de no conseguir las cosas que merecemos".

Biden, en declaraciones a los periodistas en Rehoboth Beach, Delaware, el 20 de junio, dijo que estaba "orgulloso" de esos trabajadores de Apple.

"Los trabajadores tienen derecho a determinar en qué condiciones van a trabajar o no", dijo.

Sin embargo, los trabajadores de una tienda de Apple en Atlanta han perdido su lucha, por ahora. El sindicato Communications Workers of America, al que pretendían afiliarse, retiró su solicitud de elecciones en la tienda.

El sindicato dijo que una elección justa era "imposible", porque Apple violó repetidamente la Ley Nacional de Relaciones Laborales. El sindicato, que presentó cargos ante la junta de relaciones laborales, se quejó de que Apple llevó a cabo una campaña para intimidar a los representantes del sindicato e interferir, gastando decenas de miles de dólares en un bufete de abogados para "evitar el sindicato".

Un portavoz de Apple declinó hacer comentarios acerca de esas acusaciones y de la votación de la tienda de Towson.

El comité organizador le dijo a los trabajadores de la tienda de Atlanta que tenía previsto "reajustar" y trabajar con otras tiendas para "ayudarles a prepararse realmente para lo que se les viene encima. [...] Simplemente no es nuestro momento esta vez".

Los empleados de Amazon también se enfrentan a contratiempos en los primeros momentos. Los trabajadores de un almacén de Amazon en Staten Island, Nueva York, se convirtieron en los primeros en la historia de la empresa en sindicalizarse, con una votación el 1 de abril, para unirse al Sindicato de Trabajadores de Amazon.

Pero los esfuerzos para organizar una segunda instalación, un centro de clasificación de paquetes también en Staten Island, fracasaron a finales de mayo. La empresa despidió a los trabajadores que participaban en la organización y se opuso a ella, de acuerdo con los expedientes de la junta laboral y las entrevistas de los empleados con The Washington Post.

En Maryland, dos trabajadores de Amazon, respaldados por un grupo laboral llamado Amazonians United, alegaron en una presentación de NLRB que fueron despedidos ilegalmente de una instalación en Upper Marlboro, en el Condado Prince George, después de recoger firmas para peticiones y animar a los trabajadores a participar en una huelga en marzo.

La portavoz de Amazon, Kelly Nantel, dijo que las acusaciones no tenían fundamento, y añadió que el apoyo de un empleado a una causa o grupo "no es un factor en la difícil decisión de dejar ir a alguien o no". Nantel dijo que Amazon despidió a uno de los trabajadores de Maryland por robo y a otro por robo de tiempo.

Seth Goldstein, un abogado del sindicato de trabajadores de Amazon, dijo el 23 de junio que Amazon ha estado presentando objeciones al voto favorable de los trabajadores de Staten Island durante semanas en un intento de retrasar la certificación.

Nantel replicó que Amazon objetó porque el sindicato "suprimió e influyó en el voto".

Pero Goldstein argumentó que "es otra forma de reventar al sindicato. No se trata de los méritos del caso. [...] La ley no debería ser tan complicada. No debería favorecer al empresario".

Una portavoz de NLRB dijo que las partes en la elección de la tienda Apple de Towson tenían cinco días hábiles para presentar objeciones. Al no presentarse ninguna, la junta certificó los resultados y el empleador debe comenzar a negociar de buena fe con el sindicato.

En Towson, el siguiente paso del sindicato de maquinistas consiste en recibir nominaciones y elegir un comité que represente a los trabajadores, dijo David DiMaria, organizador del sindicato para la tienda de Apple.

El comité hará encuestas de negociación y redactará una propuesta para ofrecer a la empresa. En general, los temas probablemente incluirán el desarrollo profesional, la salud y la seguridad, y los salarios, especialmente a la luz de la creciente inflación, dijo DiMaria.

"Los empleados adoran la empresa y el trabajo y quieren espacio para crecer", dijo DiMaria. El momento de una propuesta "depende de cuáles sean las prioridades y si se trata de un lenguaje básico o si intentan proponer algo que nunca se ha hecho".

Desde el año pasado, un movimiento de sindicalización recorre las cafeterías Starbucks de todo el país. En abril, los trabajadores de la cafetería de North Charles Street, en el centro de la ciudad, votaron unánimemente por unirse a Workers United, una filial del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, en una votación de 14 a 0.

Starbucks ha argumentado ante NLRB que es inapropiado colocar unidades de negociación en tiendas individuales, en lugar de un conjunto de tiendas en un distrito. Después de la votación en la cafetería Midtown, la empresa dijo en un comunicado que respetaba el derecho de los trabajadores a organizarse y que seguiría el proceso de NLRB, pero que seguía oponiéndose al movimiento de sindicalización.

"Estamos escuchando y aprendiendo de los compañeros de estas tiendas, como siempre hacemos en todo el país", dijo un portavoz de Starbucks en un correo electrónico. "Desde el principio hemos sido claros en nuestra creencia de que estamos mejor juntos como socios, sin un sindicato entre nosotros, y esa convicción no ha cambiado".

Desde entonces, los votos a favor de la sindicalización han tenido lugar y han sido certificados en Starbucks en Linthicum Heights, en Nottingham, en Olney, en el Condado Montgomery, y en Stevensville, en el Condado Queen Anne, dijo Rebecca Hess, directora de organización de Mid-Atlantic Regional Joint Board for Workers United. Los trabajadores de Starbucks en Bel Air también votaron para organizarse, pero Starbucks presentó objeciones relacionadas con el proceso de recuento de votos de NLRB.

Hess dijo que las tiendas certificadas en Maryland y Virginia se están preparando para la siguiente fase de redacción de propuestas para presentarle a Starbucks. Revisarán el paquete de prestaciones de la empresa y trabajarán para mantener lo que favorecen, y hay "muchas cosas que les gustan". Quieren que se mantengan las promesas, como la de subir a 15 dólares la hora este verano, dijo.

"No es que estén enfadados con Starbucks", dijo Hess. "Quieren que Starbucks vuelva a ser el empleador responsable que una vez fue" antes de que la expansión resultara en "la corporativización de lo que una vez fue una buena idea".

Los trabajadores del Starbucks de Midtown habían dicho que se encontraban con demasiada frecuencia sin suministros, con poco personal en los turnos y sintiéndose presionados a quedarse hasta tarde o a asistir cuando estaban enfermos. Y, lo que es peor, de acuerdo con muchas personas, la percepción de que la empresa no tiene en cuenta sus preocupaciones.

A nivel nacional, 187 tiendas Starbucks de las casi 9,000 existentes han conseguido el derecho a sindicarse mediante elecciones, pero aún no hay contratos en vigor.

Los empleados sindicalizados están creando una estrategia de negociación a nivel nacional con un comité nacional formado por representantes de las tiendas locales, dijo Hess, aunque es probable que los contratos se negocien tienda por tienda.

"Para ello será necesario que todo el mundo se mantenga unido", dijo Hess.

Duff, profesor de derecho laboral, dijo que el éxito de este tipo de campañas suele depender de si los trabajadores han llegado a un punto en el que "todos se sienten desesperados".

"Creo que la desesperación que sienten los trabajadores en este momento hace más probable que se queden en sus lugares de trabajo y luchen", dijo Duff, especialmente cuando la inflación erosiona el poder adquisitivo.

Señaló que los paros laborales habían aumentado antes de la pandemia y que las crisis de salud y la económica exacerbaron el descontento de los trabajadores.

"Si los empresarios necesitan trabajadores, los trabajadores tienen mayor poder de negociación, y esa es la posición en la que los sindicatos quieren estar", dijo Duff.

Hess considera que las campañas en Apple y Amazon añaden impulso a la lucha de los trabajadores de Starbucks; cree que la ola de organización es solo la "punta del iceberg". A los trabajadores les quedó claro durante los cierres por la pendemia que los empleadores solo ganaban dinero con los trabajadores en primera línea, dijo.

"El hecho de que los trabajadores quieran enfrentarse a la América corporativa es un estímulo para todos", dijo Hess. "Personas que nunca se habían planteado organizarse están buscando ser escuchados. [...] Llevamos décadas esperando este día".

Y, dijo, los trabajadores jóvenes están liderando la carga.

"No tienen nada que perder y todo que ganar", dijo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.