Trabajadoras sexuales como yo temen lo que pasará si Nick Kristof triunfa en su carrera política

·5  min de lectura
Gobernador de Oregón, Kristof (Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.)
Gobernador de Oregón, Kristof (Copyright 2017 The Associated Press. All rights reserved.)

Nicholas Kristof se postula para ser el próximo gobernador de Oregon. Conocido sobre todo por su columna de opinión en el New York Times, que se publicó durante veinte años, Kristof es algo así como un novato en la política. En la mayoría de los casos, creo que es algo bueno cuando personas que no provienen de un entorno político tradicional se involucran a nivel local y estatal, pero en el caso de Kristof, no tanto.

Para cualquiera que se mantenga al día con la carrera de Kristof, la inquietud por su incursión en la política es natural. Este es el hombre que se especializa en “derechos humanos, derechos de la mujer, salud y asuntos globales” y luego escribe en defensa de los talleres clandestinos, no solo una vez, sino varias. “Cuando defiendo a las maquiladoras, la gente siempre me pregunta: ¿Pero te gustaría trabajar en una maquiladora? No, claro que no. Pero me gustaría aún menos tirar de un carro de transporte. En la jerarquía de puestos de trabajo en los países pobres, sofocarse en una máquina de coser no es lo más bajo”, escribió Kristof en una columna de 2009 que levantó muchas cejas.

Sin embargo, mi principal preocupación con Kristof no es su defensa de la explotación, con la que muchos escritores han luchado antes que yo. En cambio, es su cruzada contra la pornografía, y si consumes contenido para adultos, también debería ser tuya.

En diciembre de 2020, Kristof escribió un artículo titulado The Children of PornHub que llamó la atención masiva sobre la industria para adultos. Este texto demonizó la industria del porno consensuado, se centró en el pequeño porcentaje de contenido ilegal alojado en tube sites como PornHub y XVideos y sensacionalizó el asunto hasta el punto del escándalo. Escribió: “[PornHub] monetiza las violaciones de niños, la pornografía de venganza, videos de cámaras espías de mujeres al bañarse, contenido racista y misógino, e imágenes de mujeres asfixiadas con bolsas de plástico". Como alguien que hace contenido para adultos, al leerlo me pregunté por qué Kristof se centró en PornHub y no abordó Facebook, que es la fuente del noventa por ciento de las quejas de pornografía infantil anuales. De hecho, en 2017, la BBC informó a Facebook de decenas de imágenes perturbadoras que mostraban la sexualización de niños y afirmó que el ochenta por ciento de ellas no fueron eliminadas.

Sí, algunos vídeos que muestran acciones ilegales e inmorales pasaron el proceso de selección de PornHub. Decir lo contrario sería deshonesto. Pero también es cierto que el sitio monetiza el voyerismo consensuado, el juego de rol de razas, el contenido BDSM y la asfixia erótica: problemas sobre los que podemos discutir desde un punto de vista moral para siempre, pero que se exploran en la mayoría del contenido de una manera legal entre adultos que lo consienten y en el entendido de que los consumidores también son adultos.

El impacto del artículo de Kristof sobre la industria para adultos no fue mínimo. Algunas consecuencias fueron positivas, como los sistemas de verificación intensificados en sitios como IWantClips y Clips4Sale, que aseguran que cualquier vídeo con más de dos actores tenga registros de identificación en el archivo del sitio en lugar de que los creadores lleven los registros. Pero incluso esos cambios son complicados: ¿dónde dejan a las trabajadoras sexuales de supervivencia y a los actores pornográficos inmigrantes que no tienen los medios para acceder a las identificaciones estadounidenses o las que serían aceptadas por el sistema?

Otros desarrollos posteriores al artículo de Kristof, como la posible prohibición de la pornografía de Onlyfans y la decisión de Visa y Mastercard de dejar de trabajar con PornHub, pusieron a las mujeres que dependen del trabajo sexual para obtener ingresos en situaciones financieras incómodas en el mejor de los casos y en peligro activo en el peor. Las trabajadoras sexuales ya no tienen espacios seguros como Backpage para el trabajo en persona, por lo que cuando nos expulsan de los sitios en línea donde podemos ganar dinero de manera segura, el impacto es real. ¿Se espera que volvamos a los anuncios de los periódicos y a la esquina de la calle porque la pornografía te incomoda?

Las trabajadoras sexuales han sido expulsadas de los espacios en línea durante años, desde que entraron en vigor FOSTA-SESTA (Ley para Combatir el Tráfico Sexual En Línea y Ley para Dejar de Permitir Traficantes Sexuales). Las plataformas de redes sociales nos echan y nos censuran a tasas exorbitantes, por lo que confiamos en estas plataformas de alojamiento de contenido en línea para obtener publicidad e ingresos. Perder eso haría que el trabajo sexual seguro fuera casi imposible en la era de internet. Quizás eso es lo que quieren algunas personas, pero en realidad es malo para la seguridad de grandes sectores de mujeres.

Kristof celebró cuando su trabajo derribó todo un canal de ingresos para los creadores en Modelhub. Pero, ¿en realidad queremos un hombre en el cargo que demoniza la única industria en la que las mujeres pueden reclamar su sexualización social y sacar provecho de ella?

Quizás la campaña de Kristof para gobernador será financiada por grupos como Exodus Cry, cuya misión completa es eliminar la industria del porno en su conjunto. Pero si gana, ¿qué podemos esperar que suceda con las trabajadoras sexuales de Oregon? ¿Será otro Texas, que prohíbe a los adultos entre las edades de dieciocho y veinte trabajar en negocios "de orientación sexual" como clubes de striptease, incluso cuando se les considera lo bastante mayores como para luchar y morir por su país?

Las estrellas porno y los trabajadores de la industria de adultos son personas que merecen el derecho a trabajar y obtener ingresos, a poner comida en sus mesas, a pagar sus cuentas sin preocuparse de que su fuente de ingresos se cierre de forma repentina debido a las acciones de algunas personas. La industria del trabajo sexual consensuado y la explotación sexual no son lo mismo y no deberían tratarse como tales. De hecho, comprar tu pornografía directo de los creadores de contenido es una excelente manera de asegurarte de que la consumes de manera ética.

Relacionados

Actores porno franceses acusados de violación tras denuncias de abuso por parte de mujeres

Trabajadoras sexuales como yo llevamos años siendo expulsadas de internet: perder a OnlyFans es la última gota

OnlyFans suspende prohibición de pornografía tras protestas

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.