Trabajadoras sexuales exigen sensibilizar a la Fiscalía

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 1 (EL UNIVERSAL).- Una ofrenda que representa la contrariedad misógina y marchista de la sociedad, pero también la impunidad a la que sume las autoridades, los mismos hoteleros, a las trabajadoras sexuales independientes.

El llamado fue a que no haya otra trabajadora asesinada, a que se visibilice la forma en el que ellas tienen que desarrollar su trabajo. Por eso colocaron como todos los años desde 1999, una ofrenda por las que ya no están en el corredor de Revolución-Buenavista.

Esta tradición nace por el cierre de los 90, a partir de las persecuciones policiales en Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, cuando se perseguían a trabajadoras sexuales.

Criticaron la ofrenda que fue instalada en la fiscalía para atención a grupos vulnerables, en donde pusieron la muerte de una trabajadora sexual.

Pidieron un encuentro con la fiscalía y con la licenciada Ericka Arellano.

Kassandra Guazo llamó a la FGJ a que sostengan una reunión con ellos a fin de tocar los temas de capacitación y sensibilización desarrollo del personal entorno al trabajo sexual independiente.

Comentaron que esta ofrenda instalada no sólo representa a aquellas compañeras de trabajo que fueron asesinadas, sino aquellas que murieron de manera precaria en la calle.

"Ven el trabajo sexual desde una perspectiva, desde su estigma, sin escuchar a las trabajadoras sexuales", expresaron.

En la ofrenda cantaron, dejaron comida y se tomaron un trago por ellas.

Prometieron no romper la alianza que tienen de protección, pues aquellas mujeres que se están sumando al trabajo sexual, ellas las apoyan, no el Estado.