Trabajadoras electorales de Georgia perseguidas por trumpistas demandan a sitio web conspiratorio

·4  min de lectura

Dos trabajadoras electorales de Georgia demandaron a un sitio web que difundió teorías de la conspiración sobre ellas y su papel en las elecciones de 2020.

El sitio web de extrema derecha The Gateway Pundit supuestamente compartió información inexacta sobre las trabajadoras electorales para hacer que los votantes dudaran de los resultados.

NBC News informó que la empleada jubilada del centro de llamadas al 911 Ruby Freeman y su hija Shaye Moss afirman en la demanda legal que Jim y Joe Hoft, operadores y escritores de The Gateway Pundit, produjeron “una campaña de mentiras” que “instigó un diluvio de intimidación, acoso y amenazas que las ha obligado a cambiar sus números de teléfono, eliminar sus cuentas en línea y temer por su integridad física”.

Se afirmó que Freeman y Moss desempeñaron un papel integral en varias teorías de la conspiración compartidas y consumidas por los conservadores tras la victoria electoral del presidente Joe Biden sobre el expresidente Donald Trump.

Las empresas que fabrican máquinas de votación, como Dominion Voting Systems, también demandaron a los medios de comunicación que reportaron afirmaciones engañosas o directamente falsas sobre su trabajo electoral.

Los artículos aparecidos en The Gateway Pundit que implicaban a Freeman se vieron envueltos en un círculo de acusaciones que también incluían a otros medios conservadores y a Trump.

Trump se refirió a Freeman por su nombre en su llamada con el Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, el 2 de enero, durante la cual el entonces presidente le pidió a Raffensperger que “encontrara” cerca de 12.000 votos más a favor de Trump para permitirle obtener erróneamente una victoria en el estado.

La llamada tuvo lugar un mes después de que un artículo de Gateway Pundit acusara a Freeman de “contar votos ilegales desde una maleta escondida bajo una mesa”.

Trump, a quien no se nombra en la demanda, llamó a Freeman “una estafadora de votos, una estafadora profesional de votos y una tramposa”, durante la llamada.

Freeman declaró que unos desconocidos intentaron entrar en su casa en dos ocasiones para “hacer un arresto ciudadano”, según la demanda. Añade que Freeman, tras recibir orientación del FBI, tuvo que cerrar su negocio y abandonar su casa durante dos meses.

“La gente ha dicho las cosas más viles, violentas y racistas sobre mí y mi familia, por teléfono, en mis cuentas de redes sociales, por correo electrónico y en persona. Cosas que no creerían”, señaló Freeman, de raza negra, en un comunicado, según NBC News.

“El costo de todo esto en tu vida, día tras día, te desgasta”, añadió. “Voy a la iglesia y sé que Dios es mi guardián, así que mantengo la cabeza alta. Pero el impacto sigue ahí. Por ejemplo, cuando estoy en público y oigo a alguien mencionar mi nombre, me sobresalto. Solo escuchar mi nombre me asusta”.

Freeman fue mencionada por primera vez por The Gateway Pundit después de que Jacki Pick, una abogada de la campaña de Trump, presentara al Senado del Estado de Georgia, el 3 de diciembre del año pasado, las imágenes de vigilancia de un centro de votación donde trabajaba Freeman.

Pick señaló que alguien que “llevaba el nombre de Ruby en alguna parte de su camisa” descubrió una “maleta” llena de papeletas de voto “debajo de una mesa”.

Tanto la Oficina de Investigación del Estado como el secretario de Estado declararon que no existía tal maleta. A los trabajadores electorales se les había dicho que se marcharan por la noche, pero luego se les informó de que debían empezar a contar los votos de nuevo. Freeman solo estaba reiniciando el recuento de votos.

Pero la teoría de la conspiración tuvo fuerza en los sitios web que apoyan a Trump y en las redes sociales con influencers de QAnon. Trump tuiteó entonces un vídeo de OANN, el canal conservador de noticias por cable, que incluía afirmaciones de The Gateway Pundit, que siguió haciendo afirmaciones sobre las demandantes en primavera y verano.

El equipo jurídico que representa a Freeman y Moss solicita una indemnización por daños y perjuicios, y que se retiren los artículos. También quieren que se declare que la información del sitio es falsa.

Freeman asegura que “no puede imaginarse volver a trabajar en las elecciones”.

“Las veces que he decidido trabajar para el condado, lo he hecho porque pensaba que podía ayudar y porque sabía que podía hacer bien el trabajo”, añadió. “Lo que no sabía es que acabaría así”.

The Independent se puso en contacto con The Gateway Pundit para pedirle comentarios.

Relacionados

Stacey Abrams lanza nueva candidatura por gubernatura de Georgia

Trump ‘realmente no tenía idea de cómo funcionan las elecciones’, dice el secretario de estado de Georgia

Georgia: Trump enfurece después de que juez desestimara demanda por supuesto fraude electoral

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.